Jovenes

 

 

HÉROES DESCONOCIDOS 5

2021-08-26 Por: Pr. Juan Estrada 41

Lidia

En las escrituras se mencionan muchas mujeres, algunas juegan un papel muy importante en el relato y otras pasan desapercibidas. El personaje de hoy sólo se menciona en dos textos. Pero tiene una característica distintiva en su vida. A pesar de no conocer el evangelio de Jesucristo, ella era temerosa del Dios verdadero.

Durante los viajes del apóstol Pablo, muchas personas llegaron a conocer el evangelio, Dios siempre tiene un mensaje especial para cada persona, y este mensaje lo llevaba Pablo, cuando arribó a Filipos, pasaron unos días, enseñando y el día de reposo, se reunieron junto al río donde había mujeres haciendo sus quehaceres, y allí empezaron a hablar. 

Las palabras del apóstol hicieron eco en el corazón de una mujer que no era de esa región, ella era de Tiatira, probablemente era una mujer próspera en los negocios, ella era una vendedora de purpura, aunque desconocemos si sólo vendía el tinte o también telas teñidas. Lo importante es que estaba justo en el lugar y el momento exacto, pues ese día, su vida cambiaría por completo.

Según la tradición dice que ella era de origen griego, viviendo en un asentamiento romano, a pesar de estar rodeada de la idolatría romana, su corazón tenía presente al verdadero Dios, al escuchar las palabras de Pablo, El Espíritu Santo toco su corazón. Las palabras de Pablo caían como un remanso de paz en su vida, así que tomó la decisión de entregar por completo su vida al Señor, y pidió ser bautizada “Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad…” (Hechos 16: 15).

Ella nunca imaginó que el evangelio que predicaba Pablo, cambiaría su corazón, de inmediato salió su hospitalidad y el de ayudar a otros, su primera reacción de fe, fue hospedar a Pablo y a sus acompañantes. Su hogar se convirtió en un lugar seguro, después de todo aquello, Pablo fue a su casa antes de partir de aquella ciudad.

Lidia nunca imagino que su vida cambiaría por completo, en su corazón ahora tenía a Jesucristo, su vida había cambiado, ya no vivía ella, pues era Cristo quien vivía por ella, ella se convirtió en una protectora de los necesitados.

Aún el lugar menos pensado, Dios tiene a alguien esperando por su palabra.

La próxima semana continuaremos…




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS