Jovenes

 

 

ME CUBRIÓ CON LA SOMBRA DE SU MANO

2021-01-07 Por: Pr. Allan Machado 22

“Y puso mi boca como espada aguda, me cubrió con la sombra de su mano; y me puso por saeta bruñida, me guardó en su aljaba” (Isaías 49: 2).

En la sombra… La sombra siempre tiene connotaciones negativas. “Sombras de enfermedad”, “camino de sombra de muerte”, en la cruz del calvario “sombras cubrieron toda la tierra”. Las sombras en la Biblia simbolizan muerte, enfermedad, separación, vacío y ausencia de lo bueno. Por eso nos aterran; por eso tratamos de dormir con alguna luz encendida. Recuerdo que cuando era pequeño siempre le pedía a mi madre que dejara la luz de la cocina encendida hasta que me quedara dormido. Por alguna razón nos da miedo despertarnos en la oscuridad. Sin embargo, en el mensaje de hoy las sombras simbolizan seguridad, auxilio, asilo, descanso, sostén. Dios nos dice que él nos lleva escondidos en la sombra de su mano, que nos conoce desde el vientre de nuestra madre y que nuestro nombre está en su memoria”. (Isaías 49: 1-2). 

Todos debemos ir allí en algún momento. Es la sombra de la mano de Dios. Hay lecciones que sólo pueden aprenderse allí. No conozco mucho de fotografía, pero entiendo que para revelar una foto hay que llevar la cámara a un cuarto oscuro. Es allí, a la sombra, donde se revelan las más hermosas fotografías. En algunas esferas de la vida, el mayor crecimiento se produce allí, en ese cuarto oscuro. Aunque no lo entendamos completamente, necesitamos entregarnos sin reservas en las manos del Fotógrafo Divino para que, en la oscuridad de su cuarto de fotografía, Él pueda revelar los mejores detalles que puedan adornar nuestra vida. Es allí, en la sombra de su mano, donde Él enjuaga el filme de nuestra existencia con agua purificadora. Es allí donde usa los químicos necesarios para revelar nuestros mejores ángulos. Es allí donde el “revelador” resalta nuestras mejores aptitudes y donde el “fijador” las aplica al papel brillante de nuestro carácter.

¡Oh, cuanto quisiéramos que nuestra vida esté envuelta de luz! Sin embargo, la realidad es que las sombras siempre llegan a nuestra existencia. Siempre hay un día oscuro, siempre hay una nube dando vueltas sobre nuestra cabeza. Vivimos en un mundo de enfermedad, separación y muerte. Joven querido, es posible que estés pasando por algún momento de oscuridad. Es posible que ya hayas gustado de cerca las sombras de un mundo alejado de Dios. Es a tu edad cuando los ojos se abren al entendimiento de una realidad sombría. Hay mucha maldad en esta tierra, mucha mentira y desilusión. Más yo te llamo a que te escondas en la sombra de la mano de Dios. Solo allí estarás seguro, y solo allí podrás desarrollar los elementos de un carácter que brille como la mejor fotografía.

Termino esta reflexión citando los versos de uno de mis himnos favoritos.

Bajo sus alas seguro descanso

Aunque anochece y amaga el turbión

En él confío su brazo me guarda

Hijo soy de su eternal redención

 Salvo en Jesús, salvo en Jesús

¿Quién de él podrá apartarme?

Bajo sus alas mi alma estará

Salva y segura por siempre.

Dios les bendiga siempre.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS