Jovenes

 

 

AMIGOS A PESAR DE LAS CIRCUNSTANCIAS 2/3

2019-11-14 Por: Pr. Juan Estrada 24

El otro lado de la historia, vemos a un joven príncipe, heredero al trono de Israel según el linaje real de su nación, su padre había sido elegido como legitimo rey de Israel por el pueblo y había sido consagrado a Dios como rey por el profeta Samuel. Siempre luchaba al lado de su padre y todo cuanto hacia lo ponía en las manos de Dios (lee la historia completa de hoy en 1 Samuel 14).

Jonatán era el nombre de aquel valiente príncipe, todo cuando hacía, lo hacía confiando en Dios, pues tenía la confianza que Él lo libraría de la mano de sus enemigos. Su confianza era tal que en una ocasión decidió entrar a la guarnición del enemigo, y para llegar allí tenía que pasar un desfiladero muy peligroso, así que le dijo a su paje de armas que irían allí, y su confianza en Dios era tal que dijo “quizá haga algo Jehová por nosotros, pues no es difícil para Jehová salvar con muchos o con pocos”.  Mientras cruzaba el desfiladero llegaron al encuentro con los filisteos y estos le dijeron que subieran hacia ellos y dijo Jonatán a su paje: “Sube tras mí, porque Jehová los ha entregado en manos de Israel” (1 Samuel 14: 12). El atrevimiento de Jonatán creo una gran confusión en el campamento enemigo. Al escuchar el escándalo el rey Saúl, fue junto con su ejército hacia el campamento del enemigo y vieron que sus enemigos se atacaban entre ellos, y fue así que Dios libró a su pueblo de aquella batalla, Jonatán había tomado una decisión puesta en las manos de Dios.

Muchas batallas se pelearon y Jonatán siempre estuvo allí con el fin de librar a su pueblo de las manos de los enemigos; se perfilaba como un futuro rey valiente y capaz de dirigir y salvaguardar a su nación. Un joven comprometido con su labor de príncipe y futuro sucesor al trono de Israel.

La siguiente batalla aún no se había librado, debido a un pequeño gran problema llamado Goliat. Su padre buscaba a un campeón que luchara contra aquel gigante, pero no puso los ojos en su hijo Jonatán, al contrario, buscaba a otro, ¿Será posible que el rey buscará proteger a su hijo y tenía temor que Goliat pudiese matarle y a si perder el heredero al trono? Lo que no sabía el rey, era que Dios tenía preparado a su paladín.

Después de la pelea aquel día, el joven campeón se presentó otra vez ante el rey y respondió a la pregunta del rey diciendo: “soy hijo de tu siervo Isaí de Belén” (1 Samuel 18: 58), es probable que el joven de nombre David haya contado al rey como sucedieron las cosas para ganar la batalla. Al escuchar esta conversación Jonatán, encontró en David un amigo incomparable.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS