Jovenes

 

 

LA FUERZA DE TU ORACIÓN 13

2019-09-26 Por: Pr. Juan Estrada 22

"LIBRES DEL MAL

¿Crees que Dios te puede librar del mal? –Piensa y medita- tenemos en cuenta que Dios no nos tienta, ni nos pone en medio de la tentación, y además de eso, Dios nos promete ayudarnos y darnos la salida ante el peligro de la tentación, entonces ¿Dios nos libra del mal?

Stormie Omartian en su libro, "El poder del joven que ora", escribió lo siguiente:

Dios nos dice: <<Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes y no se sometan nuevamente al yugo de la esclavitud>> (Gálatas 5: 1). Podemos pedir en el nombre del Señor, pues <<por haber sufrido él mismo la tentación, puede socorrer a los que son tentados>> (Hebreos 2: 18). Nunca pienses que eres inmune a la tentación. Jesús instruyo a sus discípulos: <<Levántense y oren para que no caigan en tentación>> (Lucas 22: 46). Tú debes hacer lo mismo (El poder del joven que ora, p. 141:2).

Si seguimos la idea de Stormie, podemos decir que Dios nos libra del mal, porque, Él mismo sabe lo que es pasar por la tentación, sabe lo difícil que resulta resistirse cuando tus necesidades se pueden suplir de una forma más fácil. El enemigo nos presenta la comodidad de adquirir lo que queremos de una manera sencilla, fácil y rápida; al igual que Dios, él conoce muchas de nuestras necesidades y de nuestros deseos y él también las quiere suplir; él da todo lo que necesitan a cambio de sus vidas, ante este magnífico negocio, las personas aparentemente tienen éxito y prosperidad, pero al final, sus vidas terminan en el caos, la ruina y la perdición.

El enemigo buscará siempre el momento oportuno de tu vida para ofrecerte muchas cosas, te rodeará de personas que te influenciarán de una u otra forma y te llevarán a experimentar supuestamente cosas nuevas, buscará la manera de crearte una vida negativa y te pondrá enfrente los placeres del mundo, todo al alcance de tus manos, su propósito no es darte, sino quitarte.

Es importante volver a mencionar que, si el enemigo te presenta las más valiosas ventajas para ti, el final no es como lo has imaginado. En relación a esto, con Dios las cosas son diferentes, quizá similares, Dios te da todo a cambio de tu vida, su propósito es darte, para que tengas vida y la tengas para siempre.

Ahora, ¿Cómo podemos resistir ante la tentación que el enemigo nos presenta? Si vamos a la Biblia y leemos en Lucas 4: 1-13 (TLA) la historia de las tentaciones de Jesús. Encontramos dos lecciones importantes de como Dios nos ayuda para librarnos del mal.

1.      Jesús acababa de ser bautizado por Juan el Bautista (ver Lucas 3: 21-22; Mateo 3: 13-17). Había confirmado públicamente que entregaba y ponía su vida en las manos de Dios. Esa confirmación le había dado las fuerzas necesarias para irse al desierto y ayunar durante cuarenta días y noches.

No fue la divinidad de Jesús que lo mantuvo vivo, sino su confianza, su dependencia y su esperanza en Dios. Fue la relación entre Jesús y Dios que le ayudo a vencer las tentaciones del enemigo, no solo en el desierto sino también durante su ministerio. 

Para que Dios te ayude a vencer la tentación debes aprender a creer en Él, “el que cree en Él aunque muera vivirá” (Juan 11: 25 TLA), a depender de Él “Clama a mí y Yo te responderé” (Jeremías 33: 3 TLA), a confiar en Él “Pon tu vida en sus manos y veras que es justo y recto” (Salmos 37: 5-6); debemos aprender a esperar y a depender de Él, y Él suplirá nuestras necesidades, “Pónganme a prueba con esto. Verán que abriré las ventanas de los cielos” (Malaquías 3: 10 TLA); “De sus riquezas… mi Señor les dará, todo lo que les haga falta” (Filipenses 4: 19 TLA). 

Tú debes creer que Dios te ayuda cuando estás en completa relación con Él, esto se logra a través de la oración. 

2.      Durante las tentaciones de Jesús en el desierto, hubo algo muy importante que le fue de gran ayuda para vencer. Además de depender de su Padre, el conocimiento de las escrituras le dieron las fuerzas para vencer, y poder aplicarlas para rehusar la tentación; a cada tentación que tuvo, le hizo frente usando las Escrituras como arma para defenderse (Lucas 4: 4, 8, 12 TLA; Mateo 4: 4, 7, 10 TLA). Para Él era importante confiar en que a través de ellas podría vencer. 

Debemos leer, comprender y entender el mensaje que Dios tiene en las escrituras. Antes de entrar en el juego de la tentación deberías pensar y decir como José, ¿Cómo podría yo cometer semejante maldad? Sería un gran pecado contra Dios” (Génesis 39: 9 NTV), cuando sabes que lo que está enfrente de ti no es bueno, lo mejor es alejarse y no pecar contra Dios. Se debe tener en cuenta que las Escrituras tienen muchas funciones, entre ellas “Enseñarnos la verdad y hacernos ver lo que está mal… Nos corrige cuando estamos equivocamos y nos enseña a hacer lo correcto” (2ª Timoteo 3: 16 NTV). 

Las escrituras han sido dejadas para nuestra enseñanza, úsalas sabiamente y estúdialas, porque en ellas encontraras las palabras para vencer y mantenerte firme ante la tentación.

Hemos aprendido que Dios no nos dejara solos ante la lucha, siempre nos librara de todo lo que venga, “Él les mostrará una salida, para que puedan resistir” (1ª Corintios 10: 13 NTV).




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS