Jovenes

 

 

JÓVENES TRIUNFADORES 5 (Parte 1)

2018-07-12 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 10

EL JOVEN Y EL CIGARRILLO

“Jehová redime el alma de sus siervos y no serán desolados ninguno de los que en Él confían.”   (Salmo 34: 22)

Hemos dicho que todos los seres humanos, por su actitud hacia las exigencias de la vida se pueden clasificar en dos grupos: El grupo de los vencedores o el grupo de los perdedores. En otras palabras, personas que en la vida van de progreso en progreso o de fracaso en fracaso.

Que una persona sea exitosa y progresiva o que sea un mediocre que va de fracaso en fracaso, no depende ni de la buena ni de la mala suerte. Tampoco depende del destino, ni del horóscopo, ni de la brujería, ni de las estrellas, y de ninguna tontería como estas. Está más que demostrado que uno mismo traza su propio destino.

Por lo general, es durante la juventud cuando los seres humanos se ubican en el camino que lleva al éxito o en el camino que lleva al fracaso. Los hábitos que se adquieren en la adolescencia y la juventud, las costumbres que se adopten, los amigos que se seleccionen, los lugares que se frecuentan, todo lo que se lee y todo lo que vemos y contemplemos con frecuencia son los elementos que forman el carácter de un individuo.

Por ejemplo: Cuando un adolescente en los mejores años de su vida escoge amigos que le llevan a la drogadicción; obviamente está escogiendo un camino que lo va a arruinar en todo sentido. Por ser un consumidor de sustancias tóxicas prohibidas está condenado desde muy temprano en la vida a ser una persona conflictiva. Las posibilidades de ser una persona exitosa se reducirán drásticamente.

No podemos pasar por alto otro vicio que además de las drogas es también capaz de limitar la capacidad productiva de cualquier persona en los mejores años de su vida; me voy a referir concretamente al vicio del cigarrillo. Un vicio que como vamos a ver, cada año mata a varios millones de personas en el mundo.

Hasta ahora, todos los estudios serios que se han hecho sobre el cigarrillo, el licor y las drogas, nos indican que estos elementos constituyen una verdadera y mortal bomba de tiempo. Una vez que la persona se ha iniciado en uno de estos vicios es sólo cuestión de tiempo cuando los resultados comenzarán a pagarse con el deterioro del cuerpo y sus facultades.

El acreditado doctor Oshnner de la clínica Mayo, todo un eminente especialista en cáncer al pulmón y las vías respiratoria declaró que cuando una persona se inicia en el hábito de fumar, lo que ha logrado es firmar su propia sentencia de muerte.

El doctor Oshnner también solía decir que fumar es como jugar con una pistola cargada apuntando a la cabeza: tarde o temprano los efectos mortales del cigarrillo dispararán el gatillo y se acabará el don precioso de la vida.

Jóvenes, entiendan que el fumar es un vicio mortal. Dicen los expertos en cancerología que cada cigarrillo contiene más de quince alcaloides y sustancias altamente peligrosas como: la nicotina, brea, furfural, benzopireno, etc. Estos alcaloides al entrar en combustión, tienen la capacidad de destruir en forma lenta pero segura, todos los tejidos que encuentra en su camino.

Se sabe con toda seguridad que todas las personas que fuman tienen más posibilidad de contraer fácilmente alguna enfermedad crónica y terminal, como, por ejemplo: el angustioso cáncer del pulmón, cáncer de la garganta; cáncer de la tráquea, lengua y labios; también el desesperado y asfixiante enfisema pulmonar; el endurecimiento de las arterias; amputaciones etc.

El fumar es un vicio tan mortal que solamente en Norteamérica cada año mueren un millón veinticinco mil personas víctima de sólo fumar. Hablar de esta cifra es como que si a alguna determinada compañía aérea, se le estrellaran ocho aviones cada día con trescientos sesenta pasajeros.

Mis amigos, díganme con toda sinceridad: ¿Si usted tuviera que viajar, compraría su boleto aéreo en esa línea insegura e irresponsable que cada día se le estrellan ocho aviones? Se necesita tener poco criterio y sentido común para hacer una decisión tan estúpida como esa. Sin embargo, eso es precisamente lo que la gente hace cuando fuma.

Estudios hechos por el doctor Ramón C. Gelabert, demostraron que el cáncer al pulmón ha aumentado en una forma muy alarmante. En el mundo hay aproximadamente unas 200.000.000 de mujeres que fuman habitualmente. De esas 200.000.000 de mujeres fumadoras, el 65% morirá de cáncer de pulmón.

Por otra parte, de todas las personas que en el mundo mueren por tumores malignos en las vías respiratorias, el 85% son fumadores. También es triste decir que el cigarrillo le quita 8.3 años de vida a todo el que fuma. Cada cigarrillo acorta la vida por 12 minutos.

Todo el mundo sabe que el cigarrillo es una verdadera maldición, es una ruina física y mental. El vicio del cigarrillo destruye la fuerza de voluntad, la capacidad de razonar con cordura. Acaba hasta con las personas que están en contacto con el fumador. Bueno, así son todos los vicios.

Lamentablemente es casi imposible convencer a un fumador para que abandone este hábito mortal; la frase que siempre dice el fumador es: “de algo hay que morir”. Pareciera que el vicio de fumar paraliza la capacidad de razonar y ver las cosas con sensatez.

Una respetada escritora, hablando del vicio del tabaco y el cigarrillo declaró lo siguiente: “el tabaco es un veneno lento, insidioso, pero de los más nocivos. En cualquier forma en que se haga uso de él, mina la constitución…excita y después paraliza los nervios”.

“Debilita y nubla el cerebro. A menudo afecta los nervios más poderosamente que las bebidas alcohólicas. Es muy difícil eliminar sus efectos en el organismo. Su uso despierta sed por las bebidas fuertes, y en muchos casos echa los cimientos del hábito de beber alcohol.” Ministerio de Curación, página 251.

Continuaremos con la 2ª parte Jóvenes triunfadores. - El Joven y el cigarro…

Del Folleto “Jóvenes triunfadores” Autor: Pastor Efraín A. Sánchez




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS