Jovenes

 

 

LA AMISTAD 5

2018-03-08 Por: Pr. Juan Estrada 10

Los amigos y la fe

Nuestro círculo de amigos está formado por muchos tipos de personas, muchos de nuestros amigos piensan de distinta manera en relación a la fe, dentro de nuestros amigos que no comparten nuestra fe, encontramos amigos ateos, agnósticos, creyentes pero no practicantes, de otras denominaciones o de otras religiones como judíos o musulmanes o de alguna religión del tipo oriental como budismo, hinduismo, sajismo, entre otras más.

Cada uno de nuestros amigos piensa de forma distinta cuando se habla de la fe, tu amigo el ateo y el agnóstico te pedirán pruebas fehacientes de lo que crees, muchos aceptan mejor la evolución o el diseño inteligente antes que el creacionismo. A diferencia de nuestros amigos cristianos, ya sea practicante o no, tendrán un mutuo acuerdo en muchos puntos, como la creación, el pecado, la salvación, pero en otros puntos habrá diferencias. En cambio, con amigos musulmanes o judíos, hay un acuerdo hasta cierto tiempo en la historia después todo será contrario. Con los amigos orientales, la religión es muy diferente al concepto que creemos nosotros como cristianos.

En nuestras relaciones de amistad o compañerismo, muchas veces preferimos no entrar en discusión sobre temas relacionados con la fe; y aceptamos la filosofía de “vive y deja vivir” en el concepto de que cada quien haga con su fe o doctrinas lo que mejor le parezca. Cada uno ejerce su libre albedrio según su entendimiento.

A pesar de cada uno de nuestros amigos no hacen referencia al tema de la fe ¿Será que somos influenciados por ellos? O será que ¿Somos nosotros que les influenciamos a ellos? El concepto de las preguntas es saber quien influencia a quien. Hay un versículo muy conocido que habla sobre la importancia de amar, pero hace referencia a que se debe de demostrar y no solo decirlo; ¿Y qué tiene que ver este texto con lo que estamos hablando? Para ver su relación lo leeremos de la versión NTV que lo expone así: “Queridos hijos, que nuestro amor no quede solo en palabras; mostremos la verdad por medio de nuestras acciones. Nuestras acciones demostrarán que pertenecemos a la verdad, entonces estaremos confiados cuando estemos delante de Dios” (1 Juan 3: 18-19). Nuestra fe debe mostrarse con hechos, con acciones que demuestren nuestra fe, no necesitamos tomar nuestra Biblia y empezar a predicarle a tus amigos y darle un sermón sobre la fe y tus creencias, y dar largas explicaciones para convencerles de tu fe; el texto dice que debes testificar por medio de tus acciones. Tu testimonio personal debe ser tu mensaje, tus palabras que dices, tus acciones ante ciertas circunstancias, tu honestidad, tu integridad, tu actitud y muchas características que te identifiquen con tu fe.

Debes de dar un testimonio constante, que ellos quieran saber cuál es tu secreto para vivir así, que ellos puedan decir de ti “realmente esta con Jesús” tu testimonio hará que ellos quieran saber realmente quienes son ustedes y que hace la diferencia en tu fe, tu testimonio te dará la confianza de presentarte delante de Dios con confianza.

Relaciónate con Dios, pídele que camine a tu lado y que ponga en ti las palabras que necesitas para ser un verdadero mensajero del Señor con tus acciones.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS