Jovenes

 

 

EL VIAJE 2da Parte

2017-07-13 Por: Pr. Juan Estrada 9

La semana pasada, les conté parte de mi experiencia en mi primer viaje a otro país; pero hoy les contaré como elegí el destino. Mientras estudiaba Teología en la Universidad de Montemorelos, la facultad lanzó un proyecto evangelístico a nivel nacional, cada estudiante era asignado a una ciudad para tener una semana de evangelismo público, en el proyecto me habían asignado una iglesia en la Ciudad de México. A la vez que estudiaba, también trabajaba para pagar mis estudios, mi gran sorpresa fue cuando unos días antes de la salida, en el trabajo me cancelaron el permiso para ir a la Ciudad de México. Mi frustración fue tan grande que me enfade con Dios y le pregunte ¿Por qué? Finalmente llegó el viernes, día que todos serian presentados en sus respectivas iglesias mientras tanto yo estaba sentado en la parte de atrás de la iglesia de la universidad.

Cuando el culto empezó en la iglesia donde me encontraba presentaron a un predicador que venía de otro lugar; y para mi sorpresa habló de la misión a la cual yo no había ido esa semana, al terminar hizo una invitación a todos los estudiantes que quisieran ir al país donde él cumplía la misión. Los días pasaron y un día comprendí que el Señor me estaba abriendo una puerta a la misión en el extranjero, mi semana evangelista se convirtió en un año misionero.

Cuando la frustración se hace presente en nuestros planes porque  vemos cómo se van desvaneciendo, es el momento de retomar una nueva dirección y tener en cuenta la segunda opción que nos presentan; ante nosotros se presenta nuestro Guía, quien nos propone un plan de viaje, con los mejores beneficios para ti, un plan diferente que será una experiencia única.

Nuestro Guía ha venido a este mundo no para condenarlo, sino que “ha venido para salvar lo que se había perdido.” (Mateo 18: 11), vino para reconducir tu viaje hacia un lugar mejor; los requisitos de este plan para realizar el viaje son: entregar el corazón “Dame, hijo mío, tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos.” (Proverbios 23: 26), permanecer “si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia” (1ª Timoteo 2: 15), aceptar a Jesús como tu guía “todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (Juan 3: 16).

Tenemos el mejor plan de viaje con la mejor experiencia, con una nueva identidad, “le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.” (Apocalipsis 2: 17), un lugar perfecto para hospedarte “Y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.” (Juan 14: 3), tendrás la oportunidad de estar en una tierra virgen,  perfecta y segura “un cielo nuevo y una tierra nueva” (Apocalipsis 21: 1); “haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye” (Lucas 12: 33), un lugar donde no habrá sufrimiento porque “ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Apocalipsis 21: 4). Lo principal de este viaje es “para darnos un lugar seguro” (Esdras 9: 8), y un destino que nos lleve a disfrutar de la vida eterna.

Apreciado joven la elección de tu viaje la tienes que hacer tú; tienes dos opciones, elige:

La primera “ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella” (Mateo 7: 13).

La segunda “estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” (Mateo 7: 14). La recomendación del Señor para ti es: “escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia” (Deuteronomio 30: 19); porque “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mi” (Juan 14: 6).

Que estas promesas y esta recomendación del Señor sean puestas en práctica en tu vida, que el Señor te ayude a seguir adelante.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS