Jovenes

 

 

LOS PROBLEMAS EMOCIONALES 5

2017-06-15 Por: Pr. Juan Estrada 14

Diferentes situaciones en la vida nos pueden orillar hacia la soledad, también existen otros factores que muchas veces son causados por malas experiencias personales, ya sea en el colegio, en el trabajo, en las relaciones personales como el noviazgo o el matrimonio y otras acciones donde se involucren personas.

Algunos factores que influyen en los jóvenes, son algunas actitudes que surgen dentro de la familia, entre ellas podemos encontrar que la familia juega un papel muy importante en crear una vida social más amena para los hijos, siendo ella la base de su futuro y que estén alejados de la soledad; acciones como llamar a los hijos inútiles, decirles frases como: estorbas, déjanos solos, entre otras, crean en ellos componentes que lo irán llevando hacia la soledad.

Existen familias donde la unidad, es un principio importante, donde la soledad no tiene cabida, pero puede suceder que la pérdida de un familiar muy querido y apegado a él pueda causar soledad, ya que prefieren estar solos para traer los recuerdos con él o ella; los niños que pierden a sus padres, abuelos o aun a su propia mascota, los puede orillar a la soledad debido a los recuerdos.

Otro factor dentro de la familia son las enfermedades, estas promueven que los niños, jóvenes o adultos se refugien en la soledad, enfermedades como las discapacidades, las malformaciones, enfermedades terminales o aun en enfermedades casuales. Muchos niños han pasado malas experiencias en los colegios porque sus compañeros huyen de él para no contagiarse de su resfriado.

Todas estas razones generan el sentimiento de sentirse incomprendido debido a razones obvias por el rechazo de la familia, la pérdida de un ser muy querido o la enfermedad o limitaciones físicas.

Nuevamente mencionamos el versículo clave de esta serie: “Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá” (Salmo 27: 10), no importa la situación que vivamos, por más profunda que sea la soledad, el Señor estará allí acompañándonos, el Señor te repite cada día: “yo estoy contigo, y te bendeciré”(Génesis 26: 24); “yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres” (Génesis 28: 15); “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” (Isaías 41: 10). Estas promesas son para ti. Para el Señor eres lo más importante de este mundo.

Que el Señor te bendiga, refúgiate bajo sus alas de amor.

Vamos a continuar con el tema la próxima semana y veremos otro factor que influye en la soledad.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS