Familia

 

 

LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS 2… (Segunda parte)

2017-03-21 Por: Pr. Juan Estrada 13

LA FILOSOFÍA DIVINA DE LA EDUCACIÓN  “ANRAM Y JOCABET”

La semana pasada estudiamos como Dios cumplió el deseo de Ana, ser madre; y vimos que cuando existe un compromiso de ambos padres los planes de Dios se hacen realidad en la vida de los hijos cuando son mayores, Samuel fue un gran profeta de Dios.

Hoy vamos a estudiar a otra pareja que siguieron la filosofía de Dios acerca de la educación cristiana. Si nos damos cuenta el papel de Ana está enfocado dentro de una comunidad que sigue en su mayoría un principio similar, el ambiente es parecido. Pero en la historia de este día la situación es diferente.

Anram y Jocabet ya habían tenido dos hijos, a Aarón y a María, ambos habían sido educados según el criterio que tenían, pero su mayor preocupación no eran sus hijos mayores, sino que era el nuevo bebé que esperaban. Su nacimiento vendría en un mal momento para la sociedad donde vivían, siendo que ellos eran esclavos de una nación, la opresión y el maltrato estaban presentes. Había acciones por parte del Faraón de exterminar a todos los niños (Éxodo 1: 22).

Su madre se preocupaba por su bebé, al nacer el pequeño, su madre lo había tenido oculto los primeros meses, pero conforme crecía, tenía miedo que un día lo encontraran y lo echaran al rio, así que ideo la gran idea de hacer una cesta y poner al pequeño dentro y dejarlo durante el día a las orillas del río Nilo, y mientras estaba allí su hermana que lo cuidaría, y al anochecer lo llevaban a casa. Todo se hizo conforme a lo planeado y el pequeño bebé era adormecido por el movimiento de las aguas.

La hija del Faraón un día mientras se bañaba en el río vio la cesta flotar, y pidió que se la trajeran, al abrirla, vio al pequeño niño hebreo que lloraba y tuvo compasión de él, al ver su hermana lo que pasaba se acercó y se ofreció a buscarle una nodriza al pequeño para que lo cuidará, ella trajo a su madre y la hija del faraón le dijo que lo cuidará y lo criará y le puso por nombre Moisés; ese mismo día el pequeño regreso a casa a la seguridad de su madre y bajo la protección de la hija del faraón (Éxodo 2: 5-10).

El pequeño Moisés fue criado por su madre y al igual que Ana lo educó en los principios básicos de la filosofía divina, poner a Dios en primer lugar. Fue la educación de su madre la que hizo de Moisés un buen hombre.

En la historia de la educación de Moisés encontramos dos contrastes diferentes. La primera es que recibió dos tipos de educación, la primera basada en los principios de Dios, temer a Dios, guardar su ley, ponerle en primer lugar y serle fiel ante todas las cosas, todo esto para vivir dentro de un ambiente igual o similar. La segunda, era una preparación de reeducación, Moisés podría llegar a ser el próximo Faraón de Egipto, por lo tanto, tenía que prepararse en todo, desde el comportamiento de la realeza, el arte de luchar hasta llegar a considerarse así mismo un dios del pueblo. Característica muy típica de los faraones egipcios.

Una educación basada en los principios fundamentales de Dios, garantizan que el pequeño de mayor se mantenga en el buen camino, volvemos al texto de Salomón: Educa a tu hijo desde niño, y aun cuando llegue a viejo seguirá tus enseñanzas” (Proverbios 22: 6 TLA). La educación que recibió Moisés desde bebé hasta que fue llevado al palacio del Faraón, fue la base de su futuro al hacerse mayor.

Moisés nunca imagino donde habría de terminar, su destino fue el desierto, donde Dios lo preparó para la misión de su vida, enfrentarse al sistema que lo reeducó y volver a las antiguas enseñanzas, Dios volvió a poner en Moisés la verdadera educación, basada en el principio de creer en el Señor y toda tu casa será salva.

Jocabet educó a Moisés con la filosofía divina de la educación, los resultados fueron que tuvo la oportunidad de ver la gloria de Dios y hablar cara a cara con Él. La verdadera educación divina está en poner a Dios en primer lugar.

Este tema continuará y la próxima semana continuaremos con el tema “la filosofía divina de la educación” la tercera parte.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS