Familia

 

 

EL EVANGELIO 1

2021-09-21 Por: Pr. Juan Estrada 49

"EN LA VIDA FAMILIAR"

Una pareja cristiana, cuando decide tener un hijo, pone sus planes de procreación en las manos de Dios, solicitan su ayuda para criar y educar a sus hijos en las enseñanzas de nuestros Señor. Cuando los hijos son pequeños es más sencillo enseñarles el concepto de la fe a través de las historias bíblicas, ellas representan un apoyo substancial en la enseñanza de la fe, una madre y un padre que se preocupa por crear una fe estable en sus hijos, llegan a ser una bendición para ellos, creando inquietud para querer aprender y conocer más.

Una anécdota verídica, cuenta de una pareja cristiana que se dedican a recibir niños y niñas de acogida, pasan tiempo con ellos y les enseñan historias bíblicas, les enseñan a orar y cantar canciones cristinas; ellos hicieron esto con una pequeña niña y cuando los servicios sociales encontraron una pareja para que la adoptará, la pequeña cuando estaba en su nuevo hogar, les pedía a sus nuevos padres que le leyeran una historia de la Biblia y que oraran con ella. El papel que juegan los padres en la fe de sus hijos es importante, si desean que ellos permanezcan deben crear en ellos principios fundamentados en el Señor.

El Señor estableció un principio fundamental para crear la fe en los hijos, primero los padres deben de tener una fe segura y firme, para que los padres puedan enseñar a sus hijos, ellos deben de guardar los mandamientos de Dios, y además ponerlos en práctica con el fin de prolongar sus vidas a una vida mejor y eterna.

El concepto bíblico de enseñanza a los hijos pareciera anticuado, pero es efectivo, el Señor dice “Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas” (Deuteronomio 6: 4-9).

Primero menciona el texto  que el Señor es único, no hay otro Dios como Él.

Segundo se basa en la obediencia y fidelidad, se debe conocer y amar al Señor con todo nuestro ser, sin restricciones, tener una entrega total de nuestro ser.

Tercero se basa en el concepto de enseñar a los hijos los mandamientos del Señor para que ellos se mantengan firmes en la fe.

La forma de enseñar es a través de la comunicación, esta debe ser no sólo con palabras sino también con la práctica.

La forma de enseñar no es agobiar a los hijos con los conceptos de Dios, sino dedicar momentos oportunos del día, tanto por la mañana como por la tarde, crear momentos personales con el Señor les ayudará a desarrollar una fidelidad fidedigna de sí mismos, el Señor ha puesto una obra en tus manos como padre o madre, educar a tus hijos en el conocimiento de las Escrituras. Instruye, enseña y practica con ellos.

Que el Señor te ayude a criar hijos dignos de ser llamados hijos de Dios.

La próxima semana estudiaremos el modelo paterno de Dios en el evangelio del hogar.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS