Familia

 

 

CREANDO FAMILIAS ESPIRITUALES 1/2

2020-11-24 Por: Pr. Juan Estrada 33

El propósito de Dios al crear al hombre tenía su fundamento en crear una familia perfecta, donde reinarán la justicia, el amor y la bondad. El plan original de Dios se basaba en los pilares fundamentales de una familia llena de valores y de principios.

Las primeras palabras de Dios al hombre fueron: “Sean fructíferos y multiplíquense” (Génesis 1: 28 NVI). En otras palabras, Dios le pedía Adán y Eva que poblarán todo el planeta qué les transmitieran a sus hijos el principio fundamental de la fe, la moralidad y la capacidad de amar a Dios sobre todas las cosas. El objetivo era perfecto y correcto, pero no se pudo llevar acabo, debido a la entrada del pecado en nuestro planeta. Tras la entrada del pecado en la tierra, los primeros hijos de Adán y Eva nacieron en un mundo distinto al que sus padres vieron por primera vez, el objetivo de Dios parecía perdido, pero a pesar de esto Dios tenía un plan B, consistía en mantener un remanente que mantuviera viva la fe y que ésta se transmitiera a los hijos y a los hijos de los hijos.

El pecado empezó a deteriorar inmediatamente la creación por completo, el hombre no estaba exento de este deterioro, sino que sería el principal objetivo del padre del pecado. Adán y Eva habían sido instruidos por Dios mismo, ahora les tocaba a ellos enseñarles a sus hijos los principios fundamentales que Dios había establecido para la humanidad. ¿Qué papel jugaron Adán y Eva en la educación y formación de sus hijos? ¿Cómo transmitieron esos principios a sus hijos y crearon de tal manera una familia espiritualmente fuerte?

El apóstol Pablo escribe en Efesios 6: 4 “padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor” ¿A qué hace referencia Pablo en este versículo? hay dos conceptos importantes, primero Pablo dice: “no hagan enojar a sus hijos” Cómo padre, ¿Qué cosas haces que puedan irritar a tus hijos? Nuestra manera de vivir y de actuar son una forma de enseñar a nuestros hijos cómo vivir la vida y algunas de esas acciones incomodan a los hijos. Segundo, Pablo continúa diciendo: “sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor” ¿Cómo se puede criar a los hijos de disciplina e instrucción? antes que nada los padres deberían de tener un contexto claro de educación cristiana, no podemos enseñar ni transmitir lo que no sabemos.

Continuará…




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS