Familia

 

 

LA LECTURA

2020-09-29 Por: Pr. Juan Estrada 35

“Tomad tiempo para leer a vuestros hijos... Formad un círculo de lectura del hogar, en el cual cada miembro de la familia pondrá a un lado las ocupaciones del día y se unirá en el estudio. Los jóvenes que han estado acostumbrados a leer novelas y libros de cuentos triviales recibirán especial beneficio por participar del estudio familiar vespertino” CN 36.

Cuando los hijos son pequeños les gusta mucho que les lean, les gusta escuchar historias y cuentos de aventuras qué le motivan y qué hacen que su imaginación sí eche a volar. Esta acción ayuda a crear a los hijos un hábito que es beneficioso para su vida personal, ya que la lectura le ayuda a crecer de forma personal.

Debemos crear en nuestros hogares un círculo de lectura, donde juntos podamos compartir la lectura de un buen libro y después compartir con el resto de la familia las enseñanzas que podemos encontrar. Esto también nos ayuda a que podamos compaginar esta actividad con el culto familiar y que juntos podamos aprender las enseñanzas bíblicas que son para fortalecer la fe y la esperanza; que juntos podamos aprender cómo Dios ha dirigido en el pasado a niños, jóvenes y adultos que cumplieron la misión que el Señor les había encomendado.

Ellos deben de aprender que son hijos de Dios, y que el Señor los llamará en cualquier momento de su vida ya sea de forma temprana como llamó a Samuel o de mayor como llamo a Pedro. Los hijos deben aprender que Dios los puede llamar en cualquier momento, es por eso que nadie debe tener en poco su juventud, pues ellos deben ser ejemplo al creyente en palabras y en comportamiento.

Los hijos deben comprender que no están solos en el mundo, que se deben esforzar y ser valiente como lo fue Josué, tener la fidelidad de David y el servicio de Pablo. Todo esto lo pueden aprender los hijos con la lectura diaria de la palabra de Dios.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS