Familia

 

 

LA NORMALIDAD DEL MUNDO 1/4

2020-08-18 Por: Pr. Juan Estrada 32

La esperanza es un ingrediente importante en la familia, esta ayuda a cada miembro a mantenernos firmes ante ciertas circunstancias que nos pasan a diario, se dice que la esperanza es lo último que muere. Si a la esperanza la unificamos con la fe, podremos obtener una esperanza eterna y la seguridad que la podremos obtener.

Vivimos en momentos difíciles, donde la esperanza se ha visto afectada por el pecado, este ha generado que la humanidad solo confié en sí misma. Al parecer tenemos unas condiciones similares a los días previos al diluvio, donde “todos [los] pensamientos [tienden] siempre hacia el mal” (Génesis 6: 5). El pecado ha creado una condición de autosuficiencia en las personas, puesto que todo lo malo es normal, ¿Será que nos hemos acostumbrado a ver el pecado como algo normal en la vida cotidiana? Las familias al parecer han aprendido a vivir con él.

¿Dónde está nuestra esperanza? ¿Seguimos creyendo que las Escrituras tienen autoridad? En el día a día cumplimos un sin fin de actividades; dentro del horario diario, ¿Cuánto tiempo dedicamos al Señor en familia? ¿Le hemos enseñado a nuestros hijos a pasar tiempo a solas con Jesús? pensemos y meditemos la respuesta; ¿Cuáles serían las comparaciones entre otras actividades?

Debemos tener claro que no somos de este mundo, en la oración de Jesús, Él le rogó el Padre por sus discípulos, en Juan 17: 9 y 11 dice: “Ruego por ellos. No ruego por el mundo, sino por los que me has dado, porque son tuyos […] protégelos con el poder de tu nombre, el nombre que me diste, para que sean uno, lo mismo que nosotros”.  Jesús pensó en cada miembro de nuestra familia y le pidió al Padre que nos guarde mientras vivamos aquí y también le pidió que nos proteja, para que un día, podamos ver el destino de nuestra esperanza.

Continuará




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS