Familia

 

 

PADRES EDUCADORES 4 "EL PADRE PERMISIVO”

2020-07-07 Por: Pr. Juan Estrada 35

Hemos definido las cualidades de dos tipos de padres, el descuidado y el autoritario, el primero consiste en dejar que los hijos se eduquen como puedan, no hay muestras de afectos y las reglas no existen. El segundo es el autoritario, donde las reglas, la disciplina y su cumplimiento son fundamentales; piensan que estas formaran un carácter fuerte, pero a la vez están faltos de afecto y rasgos emocionales.

El estilo de padre de hoy es el “Permisivo”, este estilo se caracteriza por lo contrario al de padre autoritario, este se basa más en el afecto y las muestras de cariño de forma continua, pero las reglas no son importantes.

Veamos algunas características del padre permisivo.

Quieren que sus hijos tengan un autoconcepto sano. El auto concepto se construye con el paso de los años del crecimiento, del desarrollo y de las experiencias durante la vida. Se basa en el concepto que tienen los demás de uno, y el que se tiene uno mismo. Y este tipo de padre quiere que sus hijos tengan un alto concepto de sí mismos, quieren que ellos se centren más en su estado personal, que ellos se acepten como son y que se sientan bien consigo mismos.

Aman de más y son demasiado protectores e indulgentes. Es importante que los hijos se sientan amados, queridos y respetados y que se les dé su lugar en la familia, cada hijo debe sentirse amado, pero todo en exceso es malo, un niño a quien se le da mucho amor sin hacer equilibrio en otros puntos de su educación puede crear personas inestables. Vemos a nuestro alrededor a niños que hacen lo que les da la gana y muchos padres dicen que lo hacen porque están creciendo o defienden su mala actitud ante los demás, esto hace que muchos niños y niñas sean violentos con los demás. El amor es importante, pero debe haber un límite en las acciones del niño.

No existen reglas de comportamiento, el niño hace lo que quiere. Si no hay límites los niños pueden hacer lo que quieren, como aquel niño que vivía en el barrio y hacia lo que quería, su madre nunca le corrigió, siempre lo defendía y decía a otras madres que sus hijos terminarían siendo delincuentes y las cosas terminaron al revés. Las reglas ponen límites a las acciones y a comportamiento, los límites deben ayudarlos a explorar su vida futura.

Se le permite todo al niño, el cual no desarrolla el autocontrol. El autocontrol es una parte fundamental en el niño, si una persona no se limita a sí mismo o a los hijos, pueden hacer de su vida un desastre, muchos criminales, terminaron en esa situación porque sus padres nunca le pusieron un límite y no le enseñaron la importancia del autocontrol, limitar las acciones.

El ejemplo Bíblico lo encontramos en la vida del Sacerdote Elí, él era un padre permisivo, amaba mucho a sus hijos, pero les permitía hacer muchas cosas, su vida como sacerdotes eran una ofensa ante el pueblo y ante Dios y su padre nunca les llamó la atención. Si los hubiera educado con amor y reglas sus hijos no hubieran muerto de la manera que lo hicieron, Elí tendrá que rendir cuentas ante Dios por sus hijos y su educación (1ª Samuel 3: 12-13).

Poner límites y corregir no es sinónimo de maltrato, la Biblia dice: “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige” (Proverbios 13: 24), en Dios vemos la misma historia, Él nos ama en gran manera, pero sabe que nuestras malas acciones tienen consecuencias, es por eso Porque Jehová al que ama castiga, como el padre al hijo a quien quiere” (Proverbios 3: 12). Padres, el consejo de las Escrituras es que hay que amar, pero hay que poner límites, para que tu hijo sea un buen joven en su futuro, con estabilidad emocional y autocontrol.

Que el Señor te bendiga y te ayude a ser el mejor padre del mundo.

La próxima semana continuaremos con la primera parte de “Padres educadores- el padre equilibrado”.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS