Familia

 

 

LA UNIDAD EN LA FAMILIA 3/3

2020-04-14 Por: Pr. Juan Estrada 21

Para ser ejemplo en nuestra familias, hay seis palabras que deben ser eco en nuestra vida personal, y son: “en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza” (1 Timoteo 4: 12), para alcanzar estas cualidades en tu persona debes aprender a ser un buen mayordomo del tiempo, y dedicar un tiempo especial para tener una relación con el Señor, me gusta esta recomendación de Pablo en 1 Timoteo 4: 13, “ocúpate en la lectura”, en otras palabras lee las escrituras, has de ella tu fuente del conocimiento y empápate con la sabiduría que Dios emana a través de ella, que sea la Palabra escrita del Señor un lugar donde puedas adquirir el verdadero conocimiento de la vida presente y futura.

Otra característica del texto (1 Timoteo 4: 13), consiste en “la exhortación”. ¿A qué se refiere Pablo con la exhortación? Debemos aprender a predicar con palabras y acciones, no podemos querer enseñar algo que nosotros no practicamos. Debemos exhortar a nuestra familia a ser diferente, a buscar un sentido más real a la vida, que puedan salir de las fantasías que ofrece el mundo virtual. que instes a tiempo y fuera de tiempo […] exhorta con toda paciencia (2 Timoteo 4: 2).

La última característica del texto consiste en “la enseñanza” tenemos la responsabilidad de enseñar la palabra de Dios a otros, en especial a nuestra familia, comenzar por los de casa primero, debemos enseñar con paciencia la palabra de Dios a nuestros hijos, es verdad que no será una tarea fácil, el enemigo dará batalla e intentará hacer todo lo posible para que todo esfuerzo y lucha sea en vano. Pero tengamos presentes las palabras de Dios a Josué: “no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo” (Josué 1: 9 u. p.). “No tenemos nada que temer del futuro, excepto que olvidemos la manera en que el Señor nos ha conducido” (TM XXXVI). Nada nos podrá hacer frente, si tu labor está comprometida con el Señor, Él dará resultados eternos en tu familia, y tu trabajo tendrá el fruto más grande, ver a tu familia en la eternidad.

La unidad en la familia comienza con el esfuerzo, enseñando con cada palabra, por medio de nuestra conducta, con amor, con fe y pureza en nuestras acciones y sobre todo con la paciencia que se merece la enseñanza. Sólo nosotros a través de nuestra familia podremos ser rayos de luz que iluminen la oscuridad de otras familias que necesitan escuchar del amor que Cristo tiene por ellas.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS