Familia

 

 

LA PROMESA CUMPLIDA

2019-12-24 Por: Pr. Juan Estrada 24

“Por eso, el Señor mismo les dará una señal: La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamará Emanuel” (Isaías 7: 14 NVI).

La mayor alegría de un matrimonio es ver nacer a su primer hijo, no cabe duda que la alegría y tras la espera se convierte en gozo y felicidad para la pareja que lo recibe con abundante amor y cariño. Un hijo cambia la vida de las personas, ya no se vive para uno mismo, si no que se vive para él, el esfuerzo y la responsabilidad se basa en darle lo mejor al pequeño bebé.

El profeta Isaías anunciaba que nacería el Hijo de Dios. Era una ilusión ser la madre de tan esperado hijo, la espera tras el anuncio de su nacimiento, no fueron algunos meses, pasaron los años, las décadas y casi seis siglos después se confirma el embarazo de una mujer la cual había sido elegida por Dios. El ángel se presentó ante ella y le dijo: “El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. No temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS” (Lucas 1: 28, 30-31). Dios había elegido a quien sería la madre terrenal de su Hijo, había elegido a una mujer para que le trasmitiera la humanidad a su hijo, aquel inocente bebé, llevaría por nombre Jesús.

Aquel pequeño bebé, llevaría sobre si la gran responsabilidad de traer nuevamente a Dios entre la humanidad. El mismo Dios estaría entre las personas de forma presente visible. No solo tenía esa responsabilidad, sino que su nombre tiene un alcance y significado más grande, pues sería llamado Hijo del Dios Altísimo.

La promesa del nacimiento del Hijo de Dios se cumplió hace más de dos mil años, vino a este mundo para acercar a la humanidad a Dios, para darle esperanza, para darle libertad y para darle la salvación, que tanto necesitaba y necesita. Su nacimiento revivió la esperanza en el corazón de cada hombre y mujer que vive en este planeta.

El mundo celebra en esta fecha su nacimiento -aunque no fue por estas fechas- y se busca conmover el corazón de cada persona para que vuelvan su corazón al Señor. Esta navidad junto con tu familia, puedan ofrecerle sus corazones para que Él nazca y permanezca por siempre en tu vida.

El mejor regalo para dar en esta navidad es entregarle tu corazón al Señor




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS