Familia

 

 

EL CICLO VITAL DE LA VIDA 13

2019-11-26 Por: Pr. Juan Estrada 16

Mirar hacia atrás y decir: “Oh Dios, me enseñaste desde mi juventud, y hasta ahora he manifestado tus maravillas” (Salmo 71: 17), es reconocer que Dios ha dirigido los pasos hasta llegar donde estas. Entrar en una nueva etapa en la vida es empezar a tener cambios diferentes, ya no haces corajes de niño, ni eres irreflexivo como un adolescente, eres responsable, tienes una familia, tienes una estabilidad más segura y firme, estas en la edad adulta.

La edad adulta es la etapa comprendida entre los 25 a los 60 años aproximadamente -aunque dentro de esta etapa, se pone actualmente una subetapa de joven adulto. Que va desde los 25 a los 35 años-, aunque como es sabido, su comienzo y su término dependen de muchos factores personales y ambientales.

En esta etapa de la vida el individuo normalmente alcanza la plenitud de su desarrollo biológico y psíquico. Su personalidad y su carácter se presenta relativamente firmes y seguros, con todas las diferencias individuales que pueden darse en la realidad.

Así, hay adultos de firme y segura personalidad capaces de una conducta eficaz en su desempeño en la vida; hay otros de una personalidad ni tan firme ni segura; finalmente existen los que adolecen de una pobre y deficiente manera de ser (personalidad), que los lleva a comportamientos ineficaces y hasta anormales.

El adulto maduro se distingue por las siguientes características:

-Controla adecuadamente su vida emocional. Lo que le permite afrontar los problemas con mayor serenidad y seguridad que en las etapas anteriores.

 

-Se adapta completamente a su vida social y cultural que lo rodea. Forma su propia familia.

 

-Ejerce plenamente su actividad profesional, cívica y cultural. Es la etapa de mayor rendimiento en la actividad.

 

-Es capaz de reconocer y valorar sus propias posibilidades y limitaciones. Esto lo hace sentirse con capacidad para realizar unas cosas e incapaz para otras.

 

-Condición básica para una conducta eficaz. Normalmente tiene una percepción correcta de la realidad (objetividad), lo cual lo capacita para comportarse con mayor eficacia y sentido de responsabilidad. 

 

El adulto maduro sabe que puede alcanzar lo que se ha propuesto.

Continuará…




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS