Familia

 

 

SOBRE LA ROCA 1

2019-07-09 Por: Pr. Juan Estrada 25

Hace cuanto que no has leído la parábola de los “dos cimientos” de Mateo 7: 24-29 (cf. Lucas 6: 46-49). Un resumen de la parábola seria: sólo existen dos opciones para tener un cimiento seguro, o construyes sobre la roca o la arena.

Si hacemos un análisis de esta parábola, Jesús está haciendo referencia a lo anterior que ha dicho, sobre la importancia de no juzgar a los demás, sobre la regla de oro y sobre los frutos que da todo buen árbol. Cada palabra que Jesús menciona en estos apartados es importante en la edificación no solo del carácter o de la fe, sino también en el fundamento de la construcción de la vida profesional, el amor, la educación y la misma familia.

¿Cómo edificar una familia con fundamento seguro? En la parábola existen dos tipos de personas y Jesús quería enseñar a sus discípulos la diferencia entre uno y otro, ambos tenían el mismo objetivo, pero no el mismo destino, los dos querían construir una casa; hasta aquí no había ningún problema, los objetivos de dos parejas diferentes es llegar a formar su propia familia, ambos saben cuáles son los pasos para alcanzar el propósito. Todo comienza en tener una relación personal con el sexo opuesto, caminar los pasos del noviazgo, casarse y empezar a formar la familia en mutuo acuerdo.

En la historia el segundo hombre, es un hombre que no quería esforzarse demasiado en la construcción de su hogar, así que decidió la vía rápida y fácil. Las consecuencias fueron gravísimas, pues con los primeros vientos, la casa se vino abajo y tras la tormenta no quedo nada de su construcción.

Volvamos al principio de la historia, vemos como Jesús está hablando del primer hombre, y dice que “cavó bien hondo y puso el cimiento sobre la roca” (Lucas 6: 48). En otras palabras, el primero se preocupó de empezar las cosas bien. Para cavar un hueco en la piedra, hay que tener las herramientas necesarias, la prudencia y la paciencia para hacer bien el trabajo; porque no basta con hacer un pequeño agujero en la piedra.

La familia es similar a esta parábola, para construir una familia es necesario, en muchas ocasiones ser prudentes y pacientes, pues hay que tener una conducta que no sea negligente y que afecte en todos los ámbitos de la vida personal y familiar (en relación a los padres).

¿Qué tan profundo has cavado en la roca? O si estás pensando formar una familia, ¿Estás siendo paciente y prudente al cavar en la roca?




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS