Familia

 

 

LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS 2

2019-08-06 Por: Pr. Juan Estrada 28

LA FILOSOFÍA DIVINA DE LA EDUCACIÓN “ANA"

¿Qué filosofía usas en la educación de tus hijos? Usas una filosofía cristiana, de valores, de principios morales o tiene la filosofía de que crezcan y aprendan como puedan, que sean movidos continuamente por corrientes sin sentido o por corrientes sin base de valores y de inmoralidad.

Las Escrituras presentan un principio fundamental en la educación de los hijos; volvemos a repetir las palabras de Salomón cuando escribió: Instruye al niño en su camino…” (Proverbios 22: 6). Este principio de instruir, educar, enseñar, dirigir o mostrar está presente en muchos casos bíblicos, hemos de analizar algunos casos donde la filosofía divina de la educación está presente.

El primer ejemplo bíblico lo encontramos en 1ª Samuel capítulo 1, aquí encontramos la historia de Ana, ella era esposa de Elcana y no había tenido hijos, en su angustia y desesperación ella se postro ante Dios y en oración le pidió que se acordará y no se olvidará de ella y que le diera un hijo varón (1ª Samuel 1: 1ª Samuel 9-11). Hasta este momento, el Sumo Sacerdote Eli, no entendía la misteriosa oración de Ana, una oración silenciosa y con tan solo movimiento de labios, su corazón se estaba comunicando con su creador.

La primera lección objetiva que encontramos en la filosofía divina de la educación, es que Dios quiere que cada padre y madre tenga un compromiso al querer un hijo y sobre todo que tenga un compromiso con Dios, un compromiso basado en la responsabilidad.

La segunda lección objetiva la encontramos en la segunda parte del versículo 11; ella le dice al Señor; yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza en otras versiones esa frase dice él será tuyo durante toda su vida, y como señal de que fue dedicado al Señor, nunca se le cortará el cabello” (NTV). Ana estaba haciendo un compromiso con el Señor, de devolver algo que el Señor la había dado, ella quería sentir lo que significaba ser madre, y sobre todo dedicarlo al servicio de Dios. Ana reconoció en ese momento que, si Dios le daba un hijo, sería un regalo especial y sobre todo sagrado por venir de Dios, es por eso que ella le ofreció a su hijo nuevamente como su servidor.

Cuando los padres desean o planean un hijo, deben tener en cuenta la importancia de la dedicación a Dios, es presentarlo delante del Señor como símbolo de gratitud al haberlo recibido de sus manos. Ana cumplió su compromiso con el Señor, ella tuvo el privilegio de tener a su hijo Samuel hasta que fue destetado, posteriormente lo llevo al templo y ofreció una ofrenda al Señor en gratitud por el don de haberla hecho madre, el Señor había cumplido el deseo de un corazón necesitado. Ana ofreció ofrenda y le entregó al Señor a su hijo, para que fuera un servidor de Él (1ª Samuel 1: 28).

La historia prosigue, Ana procuro instruir los primeros pasos de su hijo Samuel en los caminos de Dios, lo entrego al servicio del Señor. Su madre había creado en su corazón la necesidad de Dios, es por eso que el pequeño Samuel iba creciendo y era acepto delante de Dios (1ª Samuel 2: 26), Samuel fue llamado por Dios (1ª Samuel 3) y fue considerado uno de los grandes profetas de Dios hacia el pueblo de Israel.

Aceptar la filosofía divina ayuda a crear en los padres una responsabilidad de educar a sus hijos en el camino correcto.

Continuará…




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS