Familia

 

 

EL SEÑOR EN EL HOGAR 1/5

2019-06-04 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 26

"Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia. Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, y que comáis pan de dolores;  pues que a su amado dará Dios el sueño. He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre. Como saetas en mano del valiente, así son los hijos habidos en la juventud. Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos;
no será avergonzado cuando hablare con los enemigos en la puerta".
(Salmo 127 RVR).

 

Este salmo se debe tomar como un patrón para el fundamento del hogar. Dios quiere salvarnos junto a nuestra familia, tiene interés en todos nosotros; para el Señor sería un gran gozo  que todos nos salváramos con nuestras familias. Hay muchas evidencias de esto en las escrituras, la Biblia dice que la familia es parte de la gran familia celestial.

Cuando Jesucristo estuvo en la tierra, Él se identificó con el Dios todopoderoso, dándole un título, y siempre le llamaba, “Padre”. Los que aplican la hermenéutica (Técnica o método de interpretación de textos) a través de la exegesis (Explicación o interpretación de algo, generalmente de la obra de un autor o de un texto concreto, especialmente bíblico)  a las escrituras, dicen que Jesús se refirió a Dios 154 veces, de las cuales 153 se refería a Dios como su Padre y solo una vez lo llama Dios. La lección aquí es que Jesús nos mostró que somos parte de la familia celestial. Siendo Jesucristo, nuestro hermano mayor y nuestro Padre Celestial está en el cielo, así que todos somos hermanos, es por eso que la iglesia cristiana es una gran familia.

Cuando Dios estaba por salvar a Noé, simplemente le dijo entra tú y toda tu familia en el arca, porque yo quiero que todos ustedes como familia se salven. Cuando el Señor saco a Abraham, de Ur de los Caldeos y lo mando a la futura tierra prometida, el Señor le dijo: yo bendeciré tu descendencia y serán multiplicadas como las estrellas del firmamento y todos ellos vendrán y serán salvos. Dios tiene interés que todos seamos salvos. Cuando el Señor mando a sus ángeles a destruir a Sodoma y Gomorra, los ángeles le dieron el aviso a Lot y le dieron el tiempo necesario, para que sacara a toda su familia de ese lugar.

En el Nuevo Testamento, también cuenta que el carcelero de Filipo quería suicidarse a la media noche y el Espíritu Santo intervino ante el carcelero, él pregunto ¿Qué puedo hacer para ser salvo? La respuesta del apóstol Pablo fue: “cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y toda tu casa.” Estos son solo unos ejemplos bíblicos, para saber que el interés de Dios es, que todos sean salvos como familia.

Dice el Salmo:Si el SEÑOR no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si el SEÑOR no guardare la ciudad, en vano vela el guardia.” Un curso prematrimonial dirigido a las personas que van a contraer matrimonio, debe enseñarles que si ellos quieren tener un matrimonio  consistente, deben tener como centro de ese hogar a Cristo Jesús,  el ser amoroso, detallista, prudente, etcétera, etc. fluye de manera natural entre la pareja cuando tienen en su corazón y como centro de su hogar a Cristo.  Si estas casado, y aún Jesús no es el centro de tu hogar,  éste es el momento de invitar al Señor a ser el centro de tu familia, recuerda lo que dice su palabra: "En vano madrugan ustedes,  y se acuestan muy tarde, para comer un pan de fatigas,    porque Dios concede el sueño a sus amados" (Salmo 127: 2); cuando tú tienes un matrimonio conforme a la voluntad de Dios, puedes estar seguro que será bendecido grandemente.

Apocalipsis 12: 12 u. p. dice “El diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo. Esa ira está dirigida hacia los hogares entre otras cosas, y es por eso que busca distintas formas para destruirlos. Una de las formas para desprestigiar el sagrado matrimonio es: que las parejas se vayan a vivir juntos antes del matrimonio para ver que sale en el futuro. Otra forma es  el divorcio que aumenta al 157 por ciento, de igual manera  esta las separaciones forzosas, también están los divorciados anónimos, esta es una institución que envían cartas a jóvenes que están por casarse, para que cambien de opinión. Y una más está la gamofobia, que es el horror a estar casado. El hogar como institución está siendo desprestigiado en todos los sentidos, es sin duda que nos estamos acercando al fin del tiempo de gracia, nos acercamos al fin del mundo y el enemigo quiere destruir la mayor cantidad de personas y hogares.

La palabra de Dios dice: Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia". (Salmo 127: 1).

Continuará…

Dios los bendiga.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS