Familia

 

 

LA DIVERSIDAD EN EL HOGAR

2019-05-21 Por: Pr. Juan Estrada 29

Cuando hablamos de diversidad, nos referimos a un sin fin de cualidades diferentes entre unos y otros; en el hogar también existe la diversidad.

La familia está compuesta por un padre y una madre que tienen un proyecto en común, en la crianza de los hijos, y sin darse cuenta también en la composición y la estructura de diversidad en la sociedad.

En el hogar existen al menos dos factores importantes que crean la diversidad.

El primer factor es la pareja, la unión de dos personas, que unen sus vidas con un mismo propósito, pensamiento y destino en común, ya no son dos, sino que ahora son uno "Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne" (Génesis. 2: 24). Pero vemos que papá y mamá son completamente distintos el uno del otro, cada uno tiene un carácter diferente, reacciones diferentes ante una misma situación, físicamente son distintos, pero también existen otros factores que alimentan la diversidad en la pareja. No podemos imaginar un mundo donde todos fueran iguales, o que todos actuaran iguales a las circunstancias; la diversidad cumple esa función, hacer que todos seamos diferentes.

El segundo factor lo encontramos en los hijos, por más iguales que sean físicamente, son diferentes, por ejemplo, los gemelos, aunque son idénticos físicamente, siempre hay acciones que lo diferencian, uno es más inquieto, el otro más tranquilo... Ambos crean una diversidad en el hogar.

Por eso es común que, en las familias, todos son diferentes, hay hijos o hijas que son más cariñosos, otros más inquietos, cada uno tiene tendencias diferentes, ya sea por los juegos, los estudios, la lectura, la música y sin fin de peculiaridades que los caracterizan de forma personal.

La Biblia nos enseña una historia de diversidad en la familia, cuando Rebeca dio a luz a sus mellizos, ambos hijos tuvieron tendencias diferentes desde el vientre de su madre, Dios le dijo “Dos naciones hay en tu seno, y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas; un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, y el mayor servirá al menor” (Génesis 25: 23). Dios le está diciendo a Rebeca que sus hijos serán diferentes. Vemos aquí un ejemplo de la diversidad.

El afecto, la estimulación, las buenas relaciones, la comunicación, los buenos tratos, las muestras de cariño y el buen ambiente en el hogar son fundamentales en la crianza y en el desarrollo de los hijos, creando una diversidad segura y fundada en la armonía de un hogar.

Aunque todos somos diferentes, debemos crear una instrucción fundamental en los hijos, “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22: 6). Instruirlos en el camino correcto no afecta la diversidad, sino que formamos un carácter para el cielo.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS