Familia

 

 

UN HOGAR FELIZ EN UN MUNDO INFELIZ 2/3

2019-05-07 Por: Autorización de Jóvenes Cristianos.com 27

Lo que destruye un hogar

 

5. Explica en tus propias palabras lo escrito en Salmo 127: 1

 

TU RESPUESTA: ____________________________________________________.

 

6. ¿Cuán importante es la parte del marido en la edificación de un hogar feliz? Efesios 5: 23

 

RESPUESTA: “El marido es la cabeza de la familia, así como Cristo es la cabeza de la iglesia...”

 

Nota: El original griego presenta con mayor fuerza la idea de que, de igual forma en que Cristo sostiene y preserva a la iglesia, el marido hace lo propio con el hogar.

 

7. Puesto que el marido es el “sustentador” de la familia por mandato divino, ¿Debe la mujer culparlo de cualquier contratiempo? Proverbios 14: 1

 

RESPUESTA: “La mujer sabia edifica su casa, pero la necia con sus manos la derriba.”

 

Nota: Si el ser humano fuese perfecto, tal como lo fue Adán antes de su caída en el pecado, bien podría cada uno culpar al otro, en caso de surgir dificultades. Pero la Escritura especifica que “todos pecaron [igualmente]”. Cada uno de los esposos es sabio cuando reconoce esa realidad, hasta el punto de ponerse en el lugar del otro, y trata de sentir como siente el otro. Cada uno estará dispuesto a llevar de buen grado más peso del que cree que debería llevar. Eso puede no ser justo, pero es ciertamente sabio. Dios manifestará un día lo que es justo y lo que no. Mientras tanto, el esposo o esposa prudentes edifican la casa, y dejan a Dios la tarea de juzgar.

 

8. Según Santiago 4: 7, ¿De qué forma podemos preservar un hogar feliz?

 

TU RESPUESTA: ____________________________________________________.

 

9. Si sólo uno de los cónyuges es cristiano, ¿Crees que el hogar puede ser feliz? 1 Corintios 7: 13 y 14

 

RESPUESTA: “...el marido no creyente es santificado por la mujer; y la mujer no creyente por el marido.”

 

Nota: “Santificado” no significa aquí necesariamente que comparta las bendiciones, ni que resulte fuertemente influenciado hacia la vida santa. Significa que el cónyuge creyente no resulta “contaminado” por el incrédulo, y que, por lo tanto, puede continuar ese matrimonio, sin ser necesario el divorcio. Incluso puede ministrar eficazmente a los hijos presentes en ese hogar. No debemos olvidar las palabras de Jesús en Mateo 5: 13. El cónyuge creyente tiene un efecto preservador del hogar, lo mismo que la sal lo tenía antiguamente en los alimentos a los que se aplicaba.

 

10. Lee Génesis 24: 1-14, 44 y 50 y observa quién es el que une al hombre y la mujer en matrimonio.

 

RESPUESTA: “De Dios ha salido esto...”

 

Nota: Si eliges no creer ese principio de que es Dios quien los hace “una sola carne”, tu matrimonio corre serio peligro. Si eliges creerlo, Dios “edifica la casa”, y perdurará.

 

11. ¿Quién une a los dos en matrimonio? ¿Quién los separa? Mateo 19: 6

 

RESPUESTA: “No son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó no lo separe el hombre.”

 

Nota: Cuando hay desunión, rara vez viene iniciada por una tercera persona. Es, o bien el marido, o bien la mujer quien se interpone primeramente, colocándose en primer lugar, y “separa” lo que Dios unió para siempre. La tercera persona suele ser un síntoma tardío.

 

12. ¿De qué forma práctica y efectiva puedes permitir a Cristo que edifique tu hogar, de forma que nunca se derrumbe? Lee con detenimiento Mateo 26: 39 y observa la forma en la que Cristo manejó el problema de una voluntad que luchaba por oponerse a la voluntad de su Padre.

 

RESPUESTA: “...no sea como yo quiero, sino como tú.”

 

Continuará… 

www.jovenes-cristianos.com/area-cientifica/psicologia-relaciones/un-hogar-feliz-en-un-mundo-infeliz.html




Autor
Autorización de Jóvenes Cristianos.com

Más información del autor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS