Familia

 

 

UN HOGAR FELIZ EN UN MUNDO INFELIZ 1/3

2019-04-30 Por: Autorización de Jóvenes Cristianos.com 18

Cuando Jesús dijo que nuestros días hoy son “como los días de Noé”, puso el dedo en una zona muy sensible de nuestra sociedad.

 

Aquella generación que pereció en el diluvio había llegado a estar obsesionada con el empleo desordenado y antinatural del sexo. “Tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas” y “todo designio de los pensamientos de su corazón solo era de continuo al mal.”

 

El matrimonio y la familia conocen hoy una alarmante expectativa de fracaso.

 

En los países desarrollados, aproximadamente las tres cuartas partes de los matrimonios termina en divorcio. No sucedía así con anterioridad: se daba por hecha la permanencia y estabilidad de las familias.

 

Para la inmensa mayoría de los niños de generaciones pasadas, la posibilidad de divorcio de sus padres era algo tan remoto como el propio diluvio de Noé. Cuando regresaban a casa, su padre y su madre estaban allí. La institución del matrimonio tenía una consistencia poco menos que granítica.

 

Pero de repente, hacia el año 1844, comenzaron a producirse cambios sutiles. Cosas hasta entonces estables, comenzaron a derrumbarse de forma progresiva, intensificándose el deterioro con cada década transcurrida. En el mundo occidental comenzaron a tambalearse los fundamentos de la moralidad e integridad familiar. El significado concreto de la era de 1844 será objeto de estudio posterior, pero por ahora baste observar cómo, en el “mapa” de la profecía bíblica, permanece como una señal del próximo regreso de Cristo.

 

Sólo Jesús puede darnos la capacidad para resistir la marea de infidelidad e inmoralidad que inunda hoy como diluvio nuestra sociedad.

 

La permanencia del amor

 

1. ¿Es el plan de Dios que el amor tenga un final? Mateo 19: 4 y 5

 

RESPUESTA: “Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.”

 

2. ¿Puede enfriarse el amor? Mateo 24: 12

                                                                                                                          

RESPUESTA: “Por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.”

 

3. ¿Por qué se permitió el divorcio, en casos extremos? Mateo 19: 7 y 8

 

RESPUESTA: “Por la obstinación de vuestro corazón...”

 

4. Si se desecha la iniquidad y el corazón no está endurecido, ¿puede morir el amor? 1 Corintios 13: 4-8 (el original traducido como “caridad” o “amor”, es ágape)

 

RESPUESTA: “El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el a-mor no es jactancioso... El amor nunca deja de ser.”


Continuará...


www.jovenes-cristianos.com/area-cientifica/psicologia-relaciones/un-hogar-feliz-en-un-mundo-infeliz.html




Autor
Autorización de Jóvenes Cristianos.com

Más información del autor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS