Familia

 

 

LA ARMONÍA FAMILIAR INTERRUMPIDA 10

2018-10-30 Por: Pr. Juan Estrada 16

EMPECEMOS A RECONSTRUIR LA ARMONÍA

Durante las últimas diez semanas hemos estado hablando de algunos problemas que rompen la armonía en la familia, hay mucho que decir al respecto y muchos más temas. Hay un dicho que dice: “Lo que se hace en las Vegas se queda en las Vegas.” Muchos creen que lo que pasa en la familia sólo se debe de quedar en la familia y no pasar más allá de la puerta principal. Detrás de la puerta suceden muchas cosas, hay violencia de género, maltrato, abuso, problemas financieros, divorcios, etc.

 

El plan de Dios no era este, Dios quería que la armonía reinara en el hogar, Él quería que hubiera una igualdad entre hombres y mujeres, Él no creo a la mujer de los pies, para no ser pisoteada, ni de la cabeza, para no vanagloriarse, Él la creo de la costilla para que fuesen iguales (Génesis 1: 27) "Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó"; además de que Dios no hace diferencia entre uno y otro. El apóstol Pablo escribió: “Para nosotros […] ni la mujer existe sin el hombre, ni el hombre sin la mujer” (1ª Corintios 11: 11). Podemos interpretar que el papel de ambos es importante para la vida.

La armonía que Dios desea en tu hogar está basada en: el amor, el afecto, el apego, las relaciones, la comprensión, el compañerismo, la lealtad, la comunicación, el tiempo que pasan juntos y muchas características más. El hogar debe ser hecho todo lo que la palabra implica. Debe ser un pequeño cielo en la tierra, un lugar donde los afectos son cultivados en vez de ser estudiosamente reprimidos. Nuestra felicidad depende de que se cultive así el amor, la simpatía y la verdadera cortesía mutua” (White, HC. p.11:3).

Muchos conflictos en el hogar son causados por no saber desconectar los problemas ajenos a la familia, por ejemplo: los del trabajo. Tanto el padre y la madre llevan los problemas y los malos días a casa, donde los hijos y la pareja tienen que soportar el mal día, llevando a discusiones innecesarias, estas se pueden evitar si cada uno deja los problemas ajenos fuera de casa. Algunos dirán, se dice fácil, pero la realidad es diferente, si has pensado así, yo te pregunto ¿Qué relación tiene la oscuridad con la luz? Y quizá pienses, ¡que tiene que ver eso con lo que estamos diciendo! La verdad no tiene ninguna relación, tú misma(o) has respondido, ahora pregúntate ¿Qué tienen que ver tus asuntos externos con tu familia?.

Mientras navegaba por internet encontré esta anécdota: Un hombre que trabajaba de electricista, estaba haciendo un trabajo en una casa, al parecer el trabajo parecía fácil, mientras avanzaba en el trabajo, las cosas se fueron complicando y ahora tendría que dedicarle más tiempo del que había pensado; mientras hacia su trabajo una de sus herramientas más preciadas y costosas se le averió y no pudo continuar con el trabajo ese día, así que recogió sus cosas y decidió marcharse a casa, al subir a su vehículo este no encendía, vaya día llevaba el electricista.

El dueño de la casa donde estaba trabajando, se ofreció llevarlo a casa y recogerlo al día siguiente para terminar el trabajo. Cuando llegaron a casa, el electricista bajo del vehículo y fue hacia un árbol grande que estaba en el patio de su casa, al día siguiente cuando lo recogieron, el electricista al salir de casa, nuevamente fue hacia el árbol y después subió al coche.

Mientras se dirigían a la casa donde trabajaba, el dueño de la otra casa con mucha curiosidad le preguntó al electricista, ¿Porque iba al árbol cuando llegaba y salía de casa? y le respondió: antes de entrar a casa, cuelgo en el árbol todos mis problemas del trabajo que he tenido durante el día, y cuando entro a casa, todo mi mal humor y mis preocupaciones se quedan afuera; y al entrar a casa soy un hombre nuevo, dándoles a mis hijos y a mi esposa lo mejor de mí. Al día siguiente tomo nuevamente mis problemas y siento que son más ligeros que el día anterior y eso me ayuda a poder resolverlos mejor.

En (1ª Pedro 3: 8 TLA) dice “En fin, todos ustedes deben vivir en armonía y amarse unos a otros. Pónganse de acuerdo en todo, para que permanezcan unidos. Sean buenos y humildes.” Para poder vivir mejor en armonía en el hogar, el consejo bíblico nos recomienda, que para tener la armonía en casa, debe haber amor, un amor incondicional, que garantice la unidad y fortalezca la paz.

Querido amigo(a) si en tu familia existen problemas de cualquier índole, detente antes de entrar a casa, cuelga en el árbol de afuera tus problemas y bríndale a tus seres queridos lo mejor de ti, demuéstrales tu cariño y tu amor y salgan a delante. Porque no hay nada más bello ni más agradable que ver a la familia vivir juntos y en armonía (Salmo 133: 1).

Que el Señor te ayude a empezar a hacer un cambio, primero en ti y que puedas contagiar al resto de tu familia. Mis mejores deseos y bendiciones.

Tu amigo.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS