Familia

 

 

LA ARMONÍA FAMILIAR INTERRUMPIDA 9 (Parte 2)

2018-10-23 Por: Pr. Juan Estrada 19

EL DOLOR ANTE LA MUERTE/EL DUELO

Se ruega discreción al leer este tema, no es un tema de fácil lectura, pero es de mucha importancia, los conceptos aquí mencionados, son una orientación de cómo enfrentar el duelo o como ser de ayuda ante las personas que están en duelo.

 

El duelo tiene algunas fases importantes que no debemos pasar por alto.

1. Estado de shock. Depende la personalidad de cada uno y del apego.

 

2. La negación. El rechazo a creer que le ha pasado a él/ella. Mientras no haya una prueba real de que la persona ha fallecido, la persona se niega a creer y aceptar la realidad, estando aferrada a la esperanza de volver a verla.

 

3. Protesta. Cólera, ira, agresividad. No importa en qué duelo, la persona se sentirá culpable (“si yo hubiera estado allí”, “si yo hubiera llamado justo antes”, “si yo…”, “si yo…”, etc.). La liberación de energía negativa: gritos, agresividad, etc. permitir que libere esto, que se exprese.

 

4. La tristeza. Las lágrimas son necesarias, incluso para aquellos que dicen no llorar jamás. Necesidad de volver a ver al perdido: “daría todo lo que tengo para volverle a ver”, “yo tendría que haber muerto en su lugar” – sobre todo cuando un padre entierra a su hijo.

 

5.   El miedo. De ser abandonado, a la vida.

 

6. Racionalización. Es progresiva, integración de la pérdida, encontrar las razones para salir adelante, dar un sentido a la vida futura.

7. Aceptación global. Integración de toda la pérdida, aunque la tristeza exista hay una serenidad, nostalgia más que sufrimiento, la fe es el sostén más fuerte que podemos tener en esos momentos.

 

8. Renacimiento. Nuevo apego, ganas de decir “sí” a la vida, novedad de conocer otra persona, actividades, compartir, etc.

 

9. El perdón. A nosotros mismos: de no haber sabido mantener con vida la persona que amamos, perdonar al otro de haberse ido (sobre todo en caso de suicidio), perdonar todo lo difícil en la relación (conflictos, deudas, etc.)

 

10. Resiliencia (el regalo). No siempre se llega…encontrar todo lo positivo que se vivió en la relación y agradecer por todo lo que se ha aprendido.

Ante las fases que las personas pasan ante el duelo, nuestro apoyo afectivo debe estar siempre dispuesto, debiendo respetar el orden de prioridad 1. Relación íntima, 2. La gente cercana y 3. Conocidos.

¿Qué debemos ofrecer como personas a los que sufren el duelo?

·             Acompañamiento. Es muy importante hacer un equipo de acompañamiento: que no nos absorba solamente a nosotros.

 

·             Escuchar de forma activa, mostrando empatía y con paciencia y evitar “los consejos.”

o         “Todo va a estar bien.”

o         “Diviértete para olvidar.”

o         “Ha muerto, pero al menos has disfrutado de él unos años”

o         “Es la voluntad de Dios.”

o         “Es muy triste que hayas perdido a la única hija que tenías y no a uno de los hijos.”

 

·             Hablar del difunto, del desaparecido, evocar recuerdos, historias que le recuerden.

 

·             Apoyo Espiritual. El papel de la fe: ayuda enormemente pero no es un analgésico (es una fuerza, pero no quita el sufrimiento).

o         No suprime el sufrimiento.

o         Ayuda a entender el vacío que hay.

o         Da un sentido.

o         Aporta esperanza.

o         Ayuda a abrir una puerta donde no la hay.

o         Está claro que la fe nos ayuda, pero NO es un ANTÍDOTO.

Quiero que tengamos en cuenta, que el dolor y la muerte desaparecerá la esperanza en el corazón de las personas, todo está en que esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva donde el dolor, la muerte y el sufrimiento ya no existirán (ver Apocalipsis 21: 1, 4).

Que el señor te bendiga y guarde.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS