Familia

 

 

LA ARMONÍA FAMILIAR INTERRUMPIDA 8

2018-10-09 Por: Pr. Juan Estrada 22

LOS MALOS HÁBITOS DESTRUYEN

Los malos hábitos o los vicios pueden causar graves problemas en la familia, malos hábitos como el juego, el consumo de estupefacientes (drogas), el alcohol, el tabaco y otros más; pero no solo estos malos hábitos son malos, también encontramos la adicción de comprar, el internet, los juegos de plataformas (PC y consolas) o el uso de teléfonos móviles y tablets, estos malos hábitos causan problemas en el hogar, tanto en la economía, la comunicación, las relaciones, y sobre todo rompen la armonía de la familia.

Cuando hablamos directamente de vicios, nos estamos refiriendo a aquellos que la sociedad los marca como denigrantes o los que son capaces de ocasionar problemas por su uso o consumo irresponsable; causando efectos negativos en la persona tanto sociales como psicológicos.

Los vicios son muy difíciles de abandonar, pero es muy fácil entrar en ellos. Iniciarse en el consumo de tabaco, de alcohol o drogas, es muy fácil, el grupo de los amigos genera una gran influencia en el uso de estos, el primer consumo realizado es debido a no querer quedar mal ante los amigos, haciéndose los valientes y pensando que sólo será una vez, pero en ocasiones la primera vez, es el inicio para destruir tu vida. Siempre hay una primera vez; pregúntale a alguien que tenga este problema ¿Cuándo fue la primera vez y cuál fue el medio para que sucediera?

En ocasiones el consumo de estos productos puede ocasionar serios problemas de salud, por ejemplo, el tabaco causa cáncer de boca, de laringe, estomago, y causa problemas de pulmón como la bronquitis crónica o el enfisema pulmonar. El alcohol crea falsa sensación de seguridad, afecta los reflejos, afecta el control muscular, perdida de equilibrio, problemas cardiovasculares, cirrosis, cáncer en el estómago, la laringe, ulcera gástrica, envejecimiento prematuro, entre muchas cosas más; estas enfermedades, no solo afectan la salud del consumidor, sino que afecta las finanzas del hogar con la compra de medicamentos y hospitalizaciones o el internamiento en centros de rehabilitación.

Ante estas situaciones, es mejor decir "no",  la primera vez y mantener siempre la posición de no aceptar una copa, un cigarro o cualquier otra cosa. Aunque seas el bicho raro del grupo, tus amigos terminaran aceptando tu posición y encontraran en ti un amigo diferente.

No solo estos hábitos, afectan a los jóvenes, también a los padres; aparte de las enfermedades causadas por estos malos hábitos, se le suma el mal carácter, causado cuando se está bajo sus efectos (respectivamente), o la desesperación por el consumo, cuando no se tienen los productos, creando una dependencia completa de estos.

Otro de los malos hábitos en las personas adultas es el juego, el problema no está en si en el juego, sino en las apuestas por el juego, el juego de diferentes tipos como la lotería, las cartas, fichas, las carreras y otros tipos, ha causado grandes desahucios económicos a muchas familias, ya que, por querer ganar más, ha habido personas que han apostado el patrimonio de la familia, quedando está en la calle, ya que muchos ganadores les importa muy poco la situación del perdedor.

Las personas que viven apostando, generan un estado emocional pasajero cuando ganan, pero también generan un sentimiento de culpa cuando pierden, muchas de las personas que pierden apuestas, no lo cuentan a la familia. No permitas que las apuestas arruinen tus finanzas y a tu familia.

Si tienes algunos de estos u otro mal hábito, toma en cuenta lo siguiente:

            1. Debes reconocer que te has equivocado.

            2. Busca y pide la ayuda de Dios.

            3. Aléjate lo más pronto de las malas influencias.

            4. Busca un pasatiempo productivo o aprende algo nuevo.

            5. Cuéntaselo a tu familia.

            6. Busca ayuda profesional.

            7. Recupera la confianza de tu familia.

Querido amigo, Dios quiere que vivas bien y que la armonía este en tu hogar, el Salmo 133: 1 dice: “No hay nada más bello ni más agradable que ver a los hermanos (a la familia) vivir juntos y en armonía” TLA.

La armonía es el regalo más grande y Dios quiere que reine en tu hogar. Debes estar dispuesto a empezar a cambiar tu vida, para estar mejor con tu familia. Comienza abrazando a tus hijos y a tu pareja y deja que Dios entre en sus vidas y juntos puedan crear la armonía del cielo en tu hogar.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS