Familia

 

 

LA ARMONÍA FAMILIAR INTERRUMPIDA 1

2018-08-21 Por: Pr. Juan Estrada 20

"DECISIONES ERRÓNEAS"

Una de las acciones más difíciles dentro de la familia es la toma de decisiones, aquellas que son importantes y relevantes para estar en armonía con la familia. Las decisiones son importantes para definir las acciones para el futuro ya sea próximo o lejano, éstas no se deben tomar a la ligera, la familia debe saber si hay más beneficios que prejuicios.

 

Cuando las decisiones que tomamos son equivocadas, perjudican no sólo al miembro de familia sino a toda la familia. En la Biblia se encuentra una toma de decisión que no sólo afectó a la persona o a su familia, tuvo un alcance a nivel mundial, una decisión que trajo la desventura y la desgracia a nuestro mundo.

Cuando Dios creó el mundo y vio que todo era bueno en gran manera (Génesis 1: 31), decidió crear al hombre y del hombre a la mujer, era una de las mejores decisiones de Dios. Ante esta gran muestra de su amor, el Señor creó la primera familia y les dio un lugar donde vivir (Génesis 2: 21-24).

Dios les recomendó que fueran prudentes en sus decisiones, porque ellas cambiarían el sentido de sus vidas.

Entrando en el juego.

Las decisiones correctas, traen beneficios positivos, pero dentro de las decisiones existen aquellas donde las personas se pueden equivocar y tener grandes consecuencias. Por ejemplo: uno de los momentos donde se toman más decisiones, es al conducir un vehículo, las malas decisiones a la hora de adelantar, de girar o simplemente al actuar ante una distracción, pueden causar un grave accidente.

Cuando se entra en el juego de las decisiones se crean algunos puntos de interés en la vida de las personas, cuando las decisiones son erróneas, pueden crear en las personas un efecto negativo de sí mismos, creando la desconfianza sobre lo que tiene enfrente para hacer. Esta desconfianza puede crear un efecto de aumentar los riesgos en las decisiones tomadas. Es decir, la desconfianza, no valora de forma completa los riesgos que aparecerán en el futuro. Por ejemplo, si conduces y vas a adelantar en una curva, los riesgos aumentan a más del doble, porque no sabes que hay después de la curva.

Eva no había medido los riegos de su decisión, la serpiente encontró el momento exacto para dirigirse a la mujer y hacerla entrar en el juego de la duda, de pensar e intentar razonar los porqués de las decisiones. Dios dejo muy claro “que de todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.(Genesis 2: 16-17). Esta decisión sólo tenía dos opciones: Primera, obedecer las indicaciones de Dios y las consecuencias son que vivirás. Segunda, hacer lo contrario y las consecuencias son graves, vas a morir. Si Eva hubiese permanecido al lado de su esposo, el fin de la historia sería otro, porque las decisiones se toman en familia y se explican las razones.

Para evitar la toma de malas decisiones siempre es bueno, tener las cosas claras, de lo que decimos, pensamos y como debemos actuar, si la duda está presente debemos dejar tiempo para reflexionar en el tema. Eva había omitido detalles de las indicaciones de Dios, al parecer puntos pocos importantes. Aunque perezcan insignificantes algunos detalles, estos son los que hay que tener más en cuenta.

Consecuencias de las malas decisiones.

¿Cuáles han sido las consecuencias de tus malas decisiones? Si volvemos al ejemplo de conducir y de adelantar en una curva, las consecuencias de esta mala decisión podrían ser, encontrar otro vehículo de frente y tener un accidente de frente o salirse de la carretera, o consecuencias más graves, que alguno de los compañeros fallezca. Para que al final se termine diciendo “¡no debí adelantar!”.

La primera consecuencia es sentirse mal uno mismo. Puede que no sientas la diferencia en el momento, que te sientas libre, satisfecho y feliz. Eva no comprendió las consecuencias de su mala decisión al comer del fruto prohibido, no sintió ninguna diferencia, ¡seguía viva, no había muerto!

La primera impresión de las consecuencias fue sentir vergüenza de su desnudez y miedo al escuchar la voz de Dios (Génesis 3: 10).

La segunda consecuencia afecta a los que queremos. Eva involucró a Adán en su decisión cuando compartió el fruto con él.

La tercera consecuencia afecta a quienes nos rodean. Aunque Eva no midió las consecuencias de quienes la rodeaban, afectó a toda la humanidad. Por desgracia el pecado afecto al mundo entero, nos alejó de Dios y nos condenó a muerte.

La cuarta consecuencia son los efectos futuros. Aquellos que nos esperan y que llegan en su debido tiempo.

Aunque podemos equivocarnos y cometer errores, siempre hay una oportunidad para rectificar el error. 




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS