Familia

 

 

CÓMO ENCONTRAR LA PAZ PERSONAL 4

2018-06-05 Por: Autorización de Jóvenes Cristianos.com 18

Ven conmigo hasta el Jardín del Getsemaní y a un Monte llamado Calvario.

El mundo se estremece en la balanza. Jesús ora y llora en agonía diciendo: “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú”.

La corona de espinas en su cabeza. El mundo se estremece en la balanza. Clavos destrozan sus manos y pies. Bajó sólo dentro de la tumba obscura.

Pero él no pudo dejarte ir a ti. Él te ama demasiado. Si no hubiese muerto en nuestro lugar, nosotros deberíamos haber entrado en la sepultura, y no hubiéramos podido salir de ella. Sin su muerte estaríamos perdidos, perdidos por toda la eternidad.

Cuando Cristo colgaba en la cruz, Él aceptó la culpa de los pecados de todos los seres humanos. El peso de esos pecados era muy grande, la culpa de esos pecados era tremenda, la obscuridad de esos pecados era terrible, que Cristo pensó en ese momento que estaba separado de su Padre. Pero para salvarnos, Él estaba dispuesto a ir a la tumba y nunca más levantarse de allí.

En mi trabajo el viajar se torna la experiencia más frecuente y agradable. Recuerdo cuando mi hijo tenía tan sólo 4 años de edad. Estaba viajando por diferentes lugares del mundo, en ese tiempo yo residía en Chicago, en esa ocasión, llegué hasta el Aeropuerto Internacional de O`Hare. Mi esposa, mis dos hijas y mi hijo, me estaban esperando para darme la bienvenida a casa. Me gusta mucho viajar y cuando se está por llegar a casa, se siente una sensación muy placentera, creo que el hogar es un lugar muy especial. Regresé después de 6 semanas de evangelismo en Europa, y mi hijo de 4 años estaría entre la multitud, esperándome. Mi hijo comenzó a decir: ¡Papá ha regresado a casa! ¡Papá ha regresado a casa! El corrió y saltó a mis brazos y me besó diciendo: Papito, has regresado a casa.

La separación que tuvimos me trajo dolor, y eso que estuve separado de él tan sólo 6 semanas.

Jesús ha vivido desde toda la eternidad con su Padre Celestial. Él amor que ellos tenían es mucho más profundo y fuerte que el que yo tengo por mi hijo. Pero Jesús que estuvo separado de su Padre por 33 años, colgado en aquella cruz, con clavos atravesados en sus manos y con su rostro ensangrentado dijo: “Padre, estoy dispuesto a soportar la condenación del pecado, estoy dispuesto a ir a la tumba, estoy dispuesto a quedar separado de ti, ¡Oh Padre!, si tú salvas a Mark, a Patricia, Pablo, Isaac. Padre si me vas a abandonar por causa de sus pecados, yo lo acepto, pues yo les amo lo suficiente como para morir por mis hermanos”.

El amor terrenal no se compara al amor celestial. Todo lo que tengo que hacer es arrodillarme a los pies de Jesús y adorarle, si Jesús me ama tanto, si me ama sobremanera, a tal punto de estar dispuesto a quedarse separado de su Padre por toda la eternidad, lo menos que yo puedo hacer es darle toda mi vida a Él.

Romanos 5:10 dice: “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su hijo, mucho más estando reconciliados, seremos salvo por su vida”. ¿Has estado últimamente luchando contra Dios? Siendo un verdadero enemigo de Dios; le has dado la espalda y no tienes interés en las cosas de Dios, pero ahora le quieres decir: Señor, yo vengo a ti Señor yo quiero servirte.

Continuará…

Autor: Mark Finley

http://www.jovenes-cristianos.com/area-espiritual/temas-biblicos-interesantes/como-encontrar-la-paz-personal.html




Autor
Autorización de Jóvenes Cristianos.com

Más información del autor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS