Familia

 

 

CÓMO ENCONTRAR LA PAZ PERSONAL 5

2018-06-12 Por: Autorización de Jóvenes Cristianos.com 19

Hechos 3:19 dice: “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerios”.

Arrepentimiento significa un cambio de actitud mental. La oración de un pecador sincero dice: Señor, yo estoy arrepentido por lo que he cometido. Señor yo quiero tu perdón, yo quiero tú paz, yo quiero una nueva vida. Notemos algunos pasos simples para la salvación: el primero es:

Aceptación: Aceptar el hecho de que tú no te puedes salvar a ti mismo. Aceptar el hecho de que sin Jesucristo estás perdido. Aceptar el hecho que tus buenas obras no te pueden salvar.

Creer: Creer que cuando Cristo murió en la cruz, lo hizo por ti. Creer que tus pecados fueron clavados en la cruz.

Confesar: La Biblia en 1ª de Juan 1: 9 nos dice: Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. Ven a Jesús y confiesa tus pecados.

Decisión: Para decir que quieres ser un cristiano y poner esa decisión en su corazón. Consciente e inteligentemente quieres entregar tu vida a Dios. el Señor jamás obliga tu voluntad, te da la capacidad de escoger.

Martín Lutero, buscaba paz para su mente, y un día en cuanto caminaba por los densos bosques alemanes, comenzó una gran tormenta, rayos y truenos caían sin cesar, llovía tan fuerte que se transformó en torrentes. Era tan peligrosa la situación que Martín pensó que iba a morir. En esa dramática hora, él hizo un voto a Dios diciendo: “Dios, si tú me salvas, yo quiero ir al monasterio y hacerme sacerdote”.

Sorprendentemente, luego de terminar su oración el cielo se despejó, y él conforme a su promesa entró al monasterio y se convirtió en sacerdote.

Pensó que encontraría la paz en aquel monasterio, o en su sacerdocio, y luego la vida eterna. Ayunó por días y oró durante largas horas, pero no encontró la paz. Entonces él decidió castigar su cuerpo, de esa manera, se azotó fuertemente a latigazos. Con todo lo que hizo no pudo encontrar la paz en su corazón.

Una noche leyendo la Biblia, aprendió que el único camino para encontrar la paz era encontrando a Jesús.

En Juan 3: 16 leyó: “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda más tenga vida eterna”.

También en 1ª de Juan 1: 9 leyó: “Si confesamos nuestros pecados...”. Entonces Martín Lutero confesó sus pecados y tuvo la seguridad absoluta que sus pecados habían sido perdonados y que Cristo era su Salvador.

Aquella noche cuando se fue a dormir, tuvo un sueño. En el sueño Satanás aparecía frente a él.

Vio la espantosa forma de Satanás. Sostenía un rollo de pergamino en su mano, y le mostró una lista con todos sus pecados: mentiras, codicias, engaños, falta de honradez, enojos. Satanás preguntó: Martín, ¿Estos son tus pecados? Si lo son. Entonces Satanás preguntó: ¿La Biblia dice que la paga del pecado es la muerte? Si, lo dice. Entonces tienes que morir, estás condenado a muerte.

Martín estaba lleno de culpabilidad, angustia y miedo. Entonces, Martín vio que Satanás apretaba con sus manos el rollo de pergamino, por lo que le dijo a Satanás: Mueve tu mano. Satanás le dice: No, no voy a moverla. Entonces Martín le dice: En el nombre de Jesucristo, mueve tu mano. Satanás movió su mano y debajo de la mano decía: La sangre de Jesucristo limpia a Martín Lutero de todo pecado.

Continuará…

Autor: Mark Finley

jovenes-cristianos.com/area-espiritual/temas-biblicos-interesantes/como-encontrar-la-paz-personal.html




Autor
Autorización de Jóvenes Cristianos.com

Más información del autor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS