Familia

 

 

CÓMO ENCONTRAR LA PAZ PERSONAL 3

2018-05-29 Por: Autorización de Jóvenes Cristianos.com 18

El Dios de amor mira por sobre este mundo en rebelión, en caos, mira por encima de sus criaturas que le han vuelto sus espaldas.

Un Dios de amor, que fue misericordioso y justo, que no empujó este planeta a lugares inalcanzables en el espacio y no le destruyó. Más bien, Él mismo vino hasta el huerto llamando con voz fuerte a Adán y Eva: ¡Adán, Eva, yo les amo! Adán y Eva ¿Dónde están?

Génesis 3: 8 dice: “Y oyeron la voz de Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto”.

Nuestro buen Dios, dio la primera promesa del Mesías en Génesis 3: 15 donde dice: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar”.

Dios prometió que el Mesías vendría, que enviaría a lo mejor del cielo, que Cristo dejaría la adoración y la alabanza que los ángeles le daban y tomaría sobre sí la forma humana. Jesús viviría la vida que Adán y Eva deberían haber vivido y que tú y yo deberíamos de haber vivido. Él enfrentaría las tentaciones de Satanás, pero permanecería con una vida santa, sin pecado.

Él tendría que morir una muerte que no merecía. Si yo creo en Jesús, y confío en Él, en la perfecta vida de Cristo, va a ser reconocido en mi cuenta en el cielo.

“Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo, una voz del cielo le dijo, no extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único hijo”. Abraham confió que el Señor Jehová proveería. El cordero representaba a Jesucristo.

Seguramente pensarás, es terrible que un cordero tenga que morir. De hecho, muchos corderos inocentes tuvieron que morir. Podemos leer en Juan 1: 29 lo siguiente: “Vio Juan a Jesús que venía a él y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”.

Si para un cordero era difícil morir, lo era mucho más difícil y terrible para Jesús. Jesús era el Cordero de Dios.

Cuando Cristo estaba colgado en la cruz, había vivido una vida libre de pecado, sin mancha, una vida perfecta. Así como yo confieso mis pecados, de la misma forma, sucedía en los tiempos del Antiguo Testamento, los pecadores confesaban sus pecados diciendo: Señor yo he mentido, yo he engañado, yo he robado. Ese pecado que era confesado y la culpa de ese pecado era sacado y echado lejos y borrado de los registros. Era colocado sobre el Cordero de Dios, Jesucristo. El Cordero sin pecado, que derramó su sangre en mi lugar.

Debemos creer que nuestros pecados son transferidos al Cordero de Dios, Nuestro Señor Jesucristo. Tenemos que ir a Él, confesando nuestros pecados y seremos perdonados.

Querido amigo, muchas personas quieren desesperadamente encontrar paz en sus almas. Algunos intentan encontrarlas en religiones antiguas que dicen: Si tú pecas, debes hacer algo. Deja que tu cuerpo que ha pecado sufra. Otros dicen: ¡Oh Dios! yo caminaré por encima de clavos, y mis pies sangrantes te demostrarán que lo hago en forma muy seria. Otros dicen: Caminaré entre el fuego.

Mira querido amigo, Cristo ya ha sido clavado en sus manos. Jesús ya ha derramado su sangre bajo su rostro y pies. La salvación es el regalo máximo que Jesucristo, que vivió una vida perfecta y nos la ofrece en forma gratuita.

Observemos cuán sencilla es la salvación. En Hechos 16: 31 leemos: “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo, tú y tu casa”. ¿Quisieras ser salvo? ¿Te gustaría vivir por siempre en una tierra llamada eternidad?

La Biblia nos dice: ... “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo...”. Salvación en la Biblia significa un regalo.

Efesios 2: 8–9 nos dice: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”.

Muchos dicen: Yo necesito corregir mi vida, antes de ir a Jesús. Yo solucionaré mi problema con el alcohol; necesito devolver el dinero que conseguí en forma deshonesta. No amigo, ven primero a Jesús. Así como tú te entregas a Jesús, Él no sólo te perdonará y olvidará tu vida pasada, sino que además te dará las fuerzas para tratar tus problemas actuales.

Continuará…

Autor: Mark Finley

www.jovenes-cristianos.com/area-espiritual/temas-biblicos-interesantes/como-encontrar-la-paz-personal.html




Autor
Autorización de Jóvenes Cristianos.com

Más información del autor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS