Familia

 

 

LA REFORMA EN LA FAMILIA 2/2

2017-12-05 Por: Pr. Juan Estrada 14

En la primera parte de este artículo habíamos dicho que la familia había sido el plan original de Dios, nunca fue su idea renovar ni reformar su plan original, pero si era necesario, lo haría, no solo para beneficio de Él sino para el de la familia. En la historia del profeta Elías encontramos al menos cuatro principios fundamentales que son de gran utilidad para las familias de hoy, familias que necesitan ser reformadas en todos los sentidos, pero lo más importante que incumbe es la reforma espiritual dentro de las familias.

1)      Tomar la decisión de acercarnos a Dios.

Debemos aprovechar ahora que la oportunidad de buscar al Señor es necesaria, y nos dice que si lo buscamos le hallaremos, cuando le buscamos con un corazón sincero (Jeremías 29: 13)

Jesús nos dejó unas palabras muy importantes que dicen: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6: 33). Debería ser el propósito de todos los integrantes de la familia, buscar a Dios, tomar le decisión de acercarse a Él, hay muchos beneficios, podemos conocer los planes que Él tiene para nosotros, los cuales: son “de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis” (Jeremías 29: 11).

Él quiere empezar a arreglar en nosotros las imperfecciones de nuestra familia, su plan original se basa en la armonía y la felicidad.

 

2)      Reconstruir y arreglar lo que ha sido dañado.

Después de tomar las decisiones de buscar al Señor, es el momento de empezar a reconstruir el altar, es el momento de volver a poner las piedras que se han caído, reconstruir la confianza, la comunicación, la amistad, restablecer el amor, reconstruir la seguridad otra vez, volver a la armonía que Dios quiere que sea nuestro hogar y que disfrute nuestra familia.

El Señor quiere que creemos un pedacito de cielo en casa, donde su presencia sea el sol que ilumine nuestro andar, que su palabra sea el fundamento, que sea la guía, y la medida de nuestras acciones, pensemos que vivimos no para nosotros, sino que lo hacemos para Dios.

 Somos llamados a reparar el plan original de Dios con respecto a la familia, “Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar” (Isaías 58: 12)

 

3)      Pedir la dirección de Dios.

Cuantas veces nos hemos detenido en el camino de la vida para preguntar por el camino correcto, Jeremías escribe: “Deténganse en los caminos y miren; pregunten por los senderos antiguos. Pregunten por el buen *camino, y no se aparten de él. Así hallarán el descanso anhelado” (Jeremías 6: 16NBD). El profeta declara dos aspectos importantes, el primero es “detenerse”, nuestra vida va muy de prisa, le faltan horas al día, para hacer todo lo que queremos, el profeta nos dice: detente, mira a los lados, piensan hacia dónde vas. Lo segundo es preguntar, hacia donde deberías de seguir, en muchas ocasiones hemos tomado rutas equivocadas, ¿quién mejor consejero para el camino de la Vida que Dios? Si aprendemos a pedir la dirección del cielo cada día, llegaremos a puerto seguro y nuestro corazón hallará el descanso anhelado.

 

4)      Escuchar las respuestas que nos ayudan a ser agradecidos.

Según nuestra necesidad y en la medida de nuestra fe, recibiremos el regalo más grande que Dios tiene para nosotros, el profeta Elías confiaba en que el Señor le daría la respuesta. Cuando el hombre confía plenamente en Dios la palabra del Señor se cumple con más facilidad en nuestras vidas, hemos aprendido a depender de Dios y no de nuestras fuerzas.

Todos estos puntos mencionados son importantes para nuestra familia, el consejo práctico es buscar a Dios y depositar a sus pies nuestras cargas, pedirle que cree la armonía en el hogar, para llegar a la reforma que Él quiere que tengamos en la vida.

Que tu familia y la mía sean reformadas por el poder del Espíritu Santo, que sea Jesús el centro y que seamos llenados del amor celestial.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS