Familia

 

 

LA FAMILIA 1: "CREER O NO CREER"

2017-06-13 Por: Pr. Juan Estrada 18

Algunos filólogos piensan que la palabra “creer” tiene su origen en la palabra latina cred?re, y la creación de la palabra se deriva de la raíz indoeuropea de kherd (corazón) y dhe (poner, colocar, arreglar), en si la palabra cred?re significaría poner el corazón, poner la confianza en algo; la RAE define creer como: “Considerar una cosa como verdadera o segura o pensar que existe, sin tener pruebas de su certeza o un conocimiento directo de la misma.” Si hacemos una mezcla entre la definición del diccionario y su origen podemos definir qué creer es depositar nuestra confianza con el corazón.

La acción de creer no solo está limitada a la religión, está presente en todos los ámbitos de nuestra vida diaria, creer lo que dice tu pareja, creer lo que dicen tus hijos, creer lo que te dicen tus empleados, creer a los profesores que te enseñan, creer en ti mismo, creer en lo que dicen los gobiernos, creer en la ciencia, en fin, podemos hacer una larga lista y no terminar.

En la ciencia se cree que todo lo que se toca, se ve, se siente, porque ellos piensan que todo se basa en un concepto tangible, por lo tanto, es lo que creen. Aunque para la ciencia creer puede suponer dos conceptos diferentes, el primero se basa en creer que las leyes científicas no son tangibles sino pensables, por ejemplo, no se puede hacer ciencia y creer solo en lo que se ve. El segundo concepto es que la ciencia se tope con un límite al que conlleva la materia. Aunque muchos conceptos están limitados por el concepto de espacio y tiempo. Creer en lo visible lo hace cualquiera, creer lo que no se ve es el motor y la condición de todo progreso científico y no científico. (www.conoze.com)

Si la ciencia se limita a creer solo en lo visible se limita en pensamiento, es por eso que para creer en lo que no se ve se necesita un elemento muy importante y es la fe, la cual se define a sí mismo como creer en lo que no se ve, pero que se sabe que está presente (Hebreos 11: 1).

El principio fundamental de creer en la religión se basa en aceptar con el corazón lo que hemos encontrado. Reconocer y aceptar también forman parte del creer. No nos limitamos en el concepto solo de leer los textos sagrados o de mantener relación con Dios, creer en un ser eterno es aceptar lo que Él hizo, hace y hará por sus seguidores.

En la Biblia encontramos personajes que aceptaron por fe lo que recibieron, vemos por ejemplo a Noé, quien decidió creer lo que su Dios le indicó, construir un gran navío para salvar a la humanidad del gran diluvio, fue tachado de loco por los demás.

¿Cómo podemos mantener la fe en un mundo que solo nos señala como fanáticos? ¿Cómo puede la familia mantenerse firme al creer en Dios?

Existen conceptos que hay que aprender, lo primero es saber la importancia de la vida espiritual de cada miembro de la familia y cómo podemos influenciar a otros a creer lo que tú has encontrado en Jesús.

La cuestión no solo es creer, es aceptar y reconocer lo que tú has creído, es más fácil creer que no hacerlo, si sucede lo que esperas es genial, sino la esperanza ha mantenido tu firme posición.

La próxima semana empezaremos con la importancia de la vida espiritual en la familia.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS