Familia

 

 

NO TE PREOCUPES POR EL DINERO 4

2021-07-06 Por: Autorización de Jóvenes Cristianos.com 41

Pautas para un presupuesto simple.

Para la mayoría, vivir dentro de un presupuesto es tan interesante como seguir un régimen alimentario estricto. Sin embargo, las siguientes pautas no son difíciles de seguir y, si las aplicas, pronto tendrás un nivel de vida que te dará satisfacciones. Este presupuesto también te ayudará a incorporar los siete pasos mencionados en la sección anterior.

Comienza tu presupuesto con la suma total de tus ingresos mensuales, o determina tus ingresos anuales y divídelos por 12. Este es el monto bruto sobre el que te basarás, pero no debes hacer el presupuesto a partir de esta suma.

A continuación, separa los diezmos y las ofrendas. Esto es el 10 por ciento de diezmo más lo que quieras separar sistemáticamente como ofrenda. A manera de ilustración, digamos que el total es un 15 por ciento.

Entonces calcula los impuestos. Trata de determinar tu categoría tributaria, y entonces resta los impuestos de tus ingresos brutos menos diezmos y ofrendas. Digamos que los impuestos suman 25 por ciento. A estas dos categorías las denomino “no discrecionales” ya que, si somos cristianos, pondremos a Dios en primer lugar y también seremos buenos ciudadanos y pagaremos los impuestos. De manera que antes de hacer un presupuesto, ya hemos utilizado un 40 por ciento de los ingresos.

El 60 por ciento restante llega a ser el ingreso neto. Es decir, se convierte en el 100 por ciento de nuestro presupuesto. Luego de calcular el diezmo, las ofrendas y los impuestos, los ingresos restantes son todo el dinero disponible. Estas pautas, adaptadas a tu situación personal, son útiles tanto para los solteros como para los casados.

La mayoría de la gente ha llegado a la conclusión de que hay diez categorías principales en un presupuesto. Los que tienen hijos que estudian o si ellos mismos son estudiantes deben agregar una undécima categoría: gastos educacionales. En un presupuesto sugerente, asignamos un porcentaje del dinero disponible a cada categoría de la siguiente manera:

·        Vivienda: 30%. Esto incluye el pago de la hipoteca o el alquiler, los seguros, impuestos y servicios.

·        Alimentación: 15%. Esto puede incluir otros productos adquiridos en el supermercado.

·        Vehículo o transporte: 17%. Esto incluye los pagos por la compra del vehículo, el combustible, el seguro y el mantenimiento.

·        Seguros: 5%. Básicamente, seguros de vida, médicos o de salud.

·        Pago de deudas: 5%. Muchas familias necesitan un porcentaje mayor en esta categoría.

·        Recreación: 5%. Por ejemplo, vacaciones, comidas en restaurantes, actividades deportivas, etc.

·        Vestimenta: 5%. Compra o gastos de limpieza de prendas.

·        Ahorros: 10%. Aunque tengas deudas, ahorra algo, ya que requiere autocontrol.

·        Gastos médicos: 3%. Para lo que no cubra el seguro.

·        Misceláneos: 5%. Regalos, peluquería, artículos de belleza, suscripciones, artículos de tocador, efectivo.

Total: 100%

Lo bueno de este modelo es que puede adaptarse a situaciones personales. Por ejemplo, si necesitas 35%, en vez de 30%, para gastos de vivienda, puedes utilizar ese porcentaje. Pero debes restar los puntos extras de una o más categorías. Sólo tienes 100 por ciento para gastar, o te endeudas. Además, si añades la undécima categoría, la de gastos por tus estudios, debes restar ese porcentaje de las otras categorías. Es por eso que los estudiantes y los padres con hijos que estudian deben vivir con frugalidad para evitar endeudarse demasiado.

Autor: G. Edward Reid

jovenes-cristianos.com/area-cientifica/psicologia-relaciones/ino-te-preocupes-por-el-dinero.html




Autor
Autorización de Jóvenes Cristianos.com

Más información del autor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS