Estudios biblicos

 

 

PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA EDUCACIÓN CRISTIANA 7

2017-02-20 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 13

"Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes".  (Deuteronomio 6: 6-7 NVI)

Primera Niñez (4-5 años)

 A partir de los cuatro años el medio ambiente de los niños se ha hecho más abarcante. Ahora identifica la iglesia, identifica su clase, su maestra. Ahora con mayor precisión reconoce a donde pertenece; quiénes son sus amigos, sus juguetes y sus actividades.

1.  El Niño es un Gran Jugador: De los 4 a 5 años, la vida del niño se remite solo a comer, dormir y jugar. A esta edad el juego ocupa un punto muy predominante, De los 4 hasta los 7 años la actividad motriz preferida es correr  y compartir  con otros. Dios  los diseñó de esta manera para que otras funciones psicológicas y motrices se desarrollen como el equilibrio, coordinación, velocidad, flexibilidad y la precisión. Negarle a un niño jugar o correr es retrasarle en algo su desarrollo normal. Es importante que los padres observen a sus niños cuando juegan y hay varias razones para esto.

a)      En el juego los niños expresan sus instintos como la impaciencia, descuido, organización, orden lógico y creatividad.

b)     En el juego los niños expresan su imaginación. La imaginación del niño durante el juego gira hacia la creatividad; ir más allá de lo que exige un juego es un indicio de gran creatividad. Grandes poetas, políticos, artistas e inventores fueron estimulados con juegos que requerían gran creatividad.

c)      En el juego los niños expresan su nivelación social. Los infantes están conformes con jugar con sus propios juguetes; pero a partir de los cuatro años, el niño de forma natural quiere asociase con otros para jugar. Dios diseño esta tendencia natural para refrenar el espíritu egocéntrico del niño. Al asociarse con otros, aprende a compartir en equipo. Cuando el niño juega solo, puede irritarse, tirar las cosas, patearlas o llorar de rabia; pero al trabajar en equipo con otros niños tomar esta actitud podría causarle el rechazo de sus amigos y la expulsión del grupo. Trabajar en equipo le da al niño la capacidad de controlarse y cuidar su imagen pública para ser aceptado.   

2.  Mentalmente el Niño es un Gran Preguntón: En la infancia,  los cinco sentidos son suficientes para explorar y conocer el mundo que los rodea. Pero a partir de los cuatro años las preguntas son el medio de conocer todo lo que no entiende y necesita saber. Sería injusto y anti-natural negarse a responder al niño todas sus preguntas. Con las constantes preguntas, el niño está desarrollando su capacidad  de saber, evaluar, distinguir y seleccionar el mundo que le toca vivir. Con sus preguntas, el niño adquiere sabiduría  en vez de conocimiento critico y confianza en vede vanidad.

3.  Religiosamente el Niño es un Creyente: A partir de los 3 años el niño vive por fe. Cree todo lo que le dicen, da por sentado que no le mienten, y llegará a apreciar  y a respetar a quien él v comprobando que le va diciendo la verdad y lo trata con respeto y sinceridad. En esta etapa y a cualquier otra es importante hablarle al niño con la verdad, hablarle la verdad que el necesita y puede entender sin exageración y sobretodo enseñarle la verdad en términos que ellos puedan entender. Por ejemplo, hablarle de Dios como su gran padre amoroso, hablarle de Cristo como su mejor amigo, La Biblia como libro de Dios: la iglesia  como la casa de Dios, los otros niños como nuestros hermanos y los himnos como una forma de alabar a Dios.

4. El niño es un Gran Admirador de la Naturaleza: Los niños en forma natural vean la naturaleza como el mundo de Dios. En este periodo es importante llevar a los niños a los bosques, al mar, los parques, los lagos, los zoológicos, etc.… Dios habla a los niños a través de la naturaleza, Este es el libro abierto del Todo poderoso. Será muy oportuno aprovechar  las imágenes y los sonidos de la naturaleza para vincular al niño con las siempre recordadas historias de La Biblia. Al hacerlo; hay que recordar que los niños entre los 3 y los 5 años solo pueden escuchar corrido entre 5-7 minutos; así que en este periodo de enseñanza las lecciones deben de ser muy variadas y deben ser reforzadas con cantos, historias, imágenes y sonidos.

Continuará…

Dios los bendiga




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS