Estudios biblicos

 

 

LOS SANTOS 6/7

2016-12-26 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 13

“Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.” (Gálatas 3: 28)                                           

¿Quiénes son? ¿Podemos confiar en ellos?

 

¿Cómo viven los santos mientras están en éste mundo?

Como bien lo afirma la Biblia los verdaderos y auténticos santos no están muertos y no necesitan invocación. Los santos de Dios hoy están vivos y se encuentran por todas partes, glorificando a Dios y sirviendo a la humanidad.

 

¿Cómo viven hoy los santos de Dios?

1.- Viven en amor.

“Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros, como yo os he amado” (Juan 15: 12)

 

“En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.” (Juan 13: 35)

 

2.- Viven con honradez.

“No hurtaréis, y no engañaréis ni mentiréis el uno al otro.” (Levítico 19: 11)

 

3.- Sin discriminación al extranjero o al pobre.

“Cuando el extranjero morare con vosotros en vuestra tierra, no le oprimiréis. Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero que more entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. Yo Jehová vuestro Dios.” (Levítico 19: 33-34)

 

“No harás injusticia en el juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande; con justicia juzgarás a tu prójimo.” (Levítico 19: 15)

 

“Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.” (Gálatas 3: 28)

 

4.- En oración.

“Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias.” (Colosenses 4: 2)

 

5.- Libres de deudas.

“Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra. No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley.” (Romanos 13: 7-8)

 

6.- Agradecidos y gozosos.

“Estad siempre gozosos. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios   para con vosotros en Cristo Jesús.” (1 Tesalonicenses 5: 16,18)

 

7.- En paz unos con otros.

“Así que, los que somos fuertes debemos soportar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos. Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación.” (Romanos 15: 1-2)

 

8.- Con sinceridad.

“Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.” (Mateo 6: 24)

 

9.- Siempre pendientes del Reino de Dios.

“No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;  sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.” (Mateo 6: 19-21)

 

10.-. En completa obediencia a los diez mandamientos de la Ley de Dios.

“Si me amáis, guardad mis mandamientos.  El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.” (Juan 14: 15,21)

 

“Guardad, pues, todos mis estatutos y todas mis ordenanzas, y ponedlos por obra. Yo Jehová.” (Levítico 19: 37)

 

11.- Sin odio hacia nadie, siempre en paz.

“Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.” (Romanos 12: 18)

 

12.- En armonía con las leyes del Estado y siempre que no se oponga a la voluntad de Dios.

“Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo  establecido  por  Dios  resiste;  y  los  que  resisten,  acarrean condenación para sí mismos. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella;” (Romanos 13: 1-3)

 

13.- Los santos se reúnen en el templo para adorar a Dios junto con sus hermanos espirituales.

“Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” (Mateo 18: 20)

 

14.- Los verdaderos santos guardan y respetan el sábado como el auténtico día de adoración según se ordena en el cuarto mandamiento de la Ley de Dios.

“Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.” (Éxodo 20:8-11)

 

15.- Los santos de Dios no se emborrachan ni participan de inmoralidad sexual.

“No es de los reyes, oh Lemuel, no es de los reyes beber vino, Ni de los príncipes la sidra; No sea que bebiendo olviden la ley, Y perviertan el derecho de todos los afligidos.” (Proverbios 31: 4,5)

 

16.- Los santos no adoran ni ídolos ni imágenes.

“No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.” (Éxodo 20:3-6)

 

17.- Los verdaderos santos no practican nada que esté asociado al oscuro e infernal mundo del espiritismo. Nada de hechicería, magias, santerías, conjuros, tarot, horóscopo o invocación de muertos, vudú, hipnotismo o yoga.

“Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios. No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.”  (1 Corintios 10: 20,21)

 

“No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti. Perfecto serás delante de Jehová tu Dios.” (Deuteronomio 18:10-13)

 

Continuará…

 

Que Dios los bendiga.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS