Estudios biblicos

 

 

EL DON PROFÉTICO EN LA IGLESIA DE JESUCRISTO 1 / 4

2021-01-04 Por: Pr. Yargel Yepez 20

Como vimos en el tema anterior, la genuina iglesia de Cristo posee, como una de sus características distintivas, el don de profecía. Veremos a continuación un estudio más detenido sobre este asunto.

 

INTRODUCCIÓN

 

1. ¿Con qué palabras se asegura la posesión del don profético en la iglesia remanente?

R: Se dice que tiene el testimonio de Jesús que es el espíritu de profecía.

Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (Apocalipsis 12: 17) y

 

Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía” (Apocalipsis 19: 10).

 

2. ¿Cuál ha sido siempre el método divino para comunicar su voluntad a los hombres y en particular a su iglesia?

R: Dios ha utilizado siempre a los profetas.

Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas” (Amós 3: 7).

 

LA PROFECÍA EN LA IGLESIA

 

3. ¿Con qué otras funciones se identificaba generalmente la labor del profeta? 

R:

Ayudaban a fundar la iglesia.

edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor” (Efesios 2: 20-21).

 

Los profetas iniciaron el esfuerzo misionero de la iglesia e indicaban donde debían trabajar los misioneros.

“Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado” (Hechos 13: 1-2).

 

“Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió. Y pasando junto a Misia, descendieron a Troas. Y se le mostró a Pablo una visión de noche: un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos. Cuando vio la visión, en seguida procuramos partir para Macedonia, dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio” (Hechos16: 6-10).

 

Continuará…  




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS