Estudios biblicos

 

 

EL HOMBRE Y LA MUERTE 1/3

2020-06-22 Por: Pr. Yargel Yepez 36

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Génesis 2: 7)

 

INTRODUCCIÓN

 

Nada puede dar más consuelo y esperanza que conocer lo que la Biblia enseña acerca de la muerte. Sin duda es uno de los temas que más ha intrigado a la humanidad. Veamos lo que Dios tiene para decirnos en su Palabra. 

 

LA CREACIÓN DEL HOMBRE Y SU CAÍDA

 

1. ¿Cómo fue creado el hombre? 

R: Dios lo hizo del polvo de la tierra; sopló en su nariz “aliento de Vida” y el hombre fue “un ser viviente".

Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Génesis 2: 7). 

 

Nota:  

La ciencia confirma que el hombre está compuesto de materiales derivados del suelo, los elementos de la tierra.  La descomposición del cuerpo humano después de la muerte, da testimonio del mismo hecho.  Los principales elementos que constituyen el cuerpo humano son oxígeno, carbono, hidrógeno y nitrógeno.  Existen muchos otros en proporciones menores.  Cuán cierto es que el hombre fue hecho "del polvo de la tierra" y también que volverá "a la tierra" de donde fue tomado (“y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio” Eclesiastés 12: 7).

Cuando a la forma inerte del hombre se le comunicó este divino "aliento" de vida, neshamah, el hombre se convirtió en un "ser" viviente, néfesh.  La palabra néfesh tiene una diversidad de significados:

 

(1)   aliento-

“Su aliento enciende los carbones, Y de su boca sale llama” (Job 41: 21).

 

(2) vida-

 “…Jehová Dios mío, te ruego que hagas volver el alma de este niño a él. (1 Reyes 17: 21).

Por otra parte, habría yo hecho traición contra mi vida…” (2 Samuel 18: 13).

 

(3) corazón, como sede de los sentimientos-

… y se enamoró de la joven, y habló al corazón de ella. (Génesis 34: 3).

“Hazme saber, oh tú a quien ama mi alma” (Cantares 1: 7).

 

(4) ser viviente (o persona)-

Tomó, pues, Abram a Sarai su mujer, y a Lot hijo de su hermano, y todos sus bienes que habían ganado y las personas que habían adquirido en Harán…” (Génesis 12: 5)

“Y Esaú tomó sus mujeres, sus hijos y sus hijas, y todas las personas de su casa…” (Génesis 36: 6).

“Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando alguna persona pecare por yerro en alguno de los mandamientos de Jehová sobre cosas que no se han de hacer, e hiciere alguna de ellas” (Levítico 4: 2), y

 

(5) para hacer resaltar un pronombre personal-

 Muchos son los que dicen de mí: No hay para él salvación en Dios. Selah” (Salmo 3: 2).

Aconteció que cuando él hubo acabado de hablar con Saúl, el alma de Jonatán quedó ligada con la de David, y lo amó Jonatán como a sí mismo” (1 Samuel 18: 1).

 

Nótese que la néfesh es hecha por Dios (“… Vive Jehová que nos hizo esta alma…” Jeremías 38: 16) y puede:

 

(1)   Morir- “…Y los que mató al morir fueron muchos más que los que había matado durante su vida” (Jueces 16: 30).

 

(2)   Ser muerta- “… cualquiera que haya dado muerte a persona, y cualquiera que haya tocado muerto, permaneced fuera del campamento siete días…” (Números 31: 19).

 

(3)   ser devorada (metafóricamente)- “… como león rugiente que arrebata presa; devoraron almas, tomaron haciendas y honra…” (Ezequiel 22: 25).

 

(4)   ser redimida- Jehová redime el alma de sus siervos, Y no serán condenados cuantos en él confían” (Salmo 34: 22) y

 

(5)   ser convertida- “La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma…” (Salmo 19: 7). 

 

Ninguno de estos casos se aplica al espíritu, rúaj, lo que indica claramente la gran diferencia entre los dos términos.  La expresión común- mente usada "alma inmortal”, aunque sea popular, este concepto es completamente ajeno a la Biblia.  Cuando "alma" se considera como un sinónimo de "ser", tenemos el significado de néfesh en este texto.

 

Continuará …




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS