Estudios biblicos

 

 

LA LEY DE DIOS: JUSTICIA Y MISERICORDIA 6

2020-03-16 Por: Pr. Yargel Yepez 38

Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.  Este es el primero y grande mandamiento.  Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22: 37-39). 

35. ¿Hizo Cristo algún cambio en la ley o la abolió?

R: Cristo vino a obedecer no a abolir la ley.

No penséis que he venido a abolir la Ley o los Profetas; no he venido a abolir, sino a cumplir, porque de cierto os digo que antes que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la Ley, hasta que todo se haya cumplido.  De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; pero cualquiera que los cumpla y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos” (Mateo 5: 17-19). 

36. ¿Que seamos salvos por la fe, deja sin efecto nuestra responsabilidad de obedecer la ley?

R: Al contrario, confirmamos la ley.

¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley” (Romanos 3: 31). 

37. ¿Acaso Cristo no reemplazó los diez mandamientos por dos, amar a Dios y amar al prójimo?

R: Cristo dijo que la ley “depende” del amor a Dios y del amor al prójimo. 

 “Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.  Este es el primero y grande mandamiento.  Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22: 37-39). 

RELACIÓN ENTRE LA LEY Y EL EVANGELIO 

38. ¿Qué enseñó San Pablo sobre la relación entre el amor y la ley? 

R: El que ama cumple la ley.

Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.  El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor” (Romanos 13: 9-10). 

REFLEXIÓN PERSONAL 

Estoy dispuesto a permitir que Dios me capacite, mediante su Santo Espíritu, para obedecer por amor sus mandamientos. Deseo poner mi vida en armonía con los preceptos de Dios 

CONCLUSIÓN 

La ley es una manifestación del amor de Dios hacia la humanidad. Por medio de ella se procura nuestro bien físico y moral. Si la humanidad siempre hubiera guardado el sábado en memoria de la creación, nunca hubiera habido ateos ni incrédulos. En temas posteriores ampliaremos el significado del cuarto mandamiento. 

La próxima semana continuaremos con el Estudio No. 11 “EL SÁBADO DE EDÉN A EDÉN”




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS