Estudios biblicos

 

 

LA FAMILIA Y LA ORACIÓN 1/3

2019-09-02 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 27

"El que sacrifica alabanza me honrará; Y al que ordenare su camino, Le mostraré la salvación de Dios" (Salmo 50: 23).

La familia, fue la primera institución religiosa establecida en este mundo. Adán y Eva fueron puestos en un lugar preferente, para mantener una comunión estable con su Creador. Fue en el Edén, donde nuestros primeros padres recibieron el pleno conocimiento de Dios, allí conocieron sus leyes, sus estatutos y también conocieron la voluntad de Dios. Con la entrada del pecado, se rompió la comunicación física, en otras palabras, el hombre ya no podía ver el rostro físico de Dios, porque morirían. A partir de la entrada del pecado, Adán y Eva y toda la humanidad se comunicarían  con Dios, solo a través de la oración.

Hablemos de la oración en tiempo y angustia y basaremos nuestro estudio en la experiencia del rey Ezequías, que se encuentran en el libro de Isaías capítulo 38. En el año 671 A. C. El Rey Ezequías era una de las personas más importantes en la región de Palestina, quien era el decimotercer rey de Judá, el reino de Judá surgió de la separación entre el reino de Israel y el reino de Judá, el cual quedó en el sur de palestina, este reino duró aproximadamente 345 años, sus reyes más notables fueron rey David y el rey Salomón.

El decimotercer rey de Judá fue el rey Ezequías, el cual era contemporáneo de tres profetas: el profeta Isaías, el profeta Miqueas y el profeta Oseas. Las Escrituras destacan los rasgos sobresalientes de Ezequías, era un hombre consagrado a Dios, un hombre celoso al culto de Jehová, su reinado se destaca por un gran progreso y era un intelectual. Permaneció fiel a Dios aun cuando los hebreos cayeron en la idolatría y la apostasía nacional, cuando todos se alejaron de Dios las Escrituras destacan que Ezequías permaneció fiel a Dios.

Pero todo cambió cuando una insignificante llaga le salió en el cuerpo, la cual empezó a crecer e hizo que el rey cayera enfermo, la llaga resultó ser una enfermedad mortal, sus fuerzas decayeron y empezó a deteriorarse físicamente, no había remedio y nadie podía sanarlo, era un hombre que había sido desahuciado y su muerte era inminente.

Pero un día un rayo de esperanza llegó a su corazón angustiado, cuando la guardia real le comunicó que el profeta Isaías había venido a verle y pedía audiencia delante de él, porque traía un mensaje de parte del Señor; el rey pensaba que el profeta le traía un mensaje de esperanza y la solución a su problema. Pero las cosas no fueron así, el mensaje que el profeta le dio fue Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás” (Isaías 38: 1). Lo primero que le pasa a una persona al recibir una noticia de este estilo es deprimirse y lentamente van entrando en la desesperación, quizá otros lo toman a la ligera y deciden gozar plenamente lo que les queda de vida, en cambio otros no soportaran la situación y recurren al suicidio.

La reacción del rey ante la noticia fue que: … volvió Ezequías su rostro a la pared, e hizo oración a Jehová,y dijo: Oh Jehová, te ruego que te acuerdes ahora que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho lo que ha sido agradable delante de tus ojos. Y lloró Ezequías con gran lloro” (Isaías 38: 2-3). Ante una necesidad similar, lo primero que debemos hacer es lo que hizo el rey Ezequías, buscar a Dios con todo el corazón, volverse a Él y orar intensamente. Dios quiere que, en los momentos más difíciles, volvamos nuestro rostro hacia Él; el Señor nos dice: Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar” (Isaías 55: 6-7).

El rey Ezequías buscó a Dios con gran humildad, ya que volvió Ezequías su rostro a la pared” esta expresión hebrea denota humildad y humillación, es igual que la expresión voltearon su rostro hacia la tierra, también lo buscó con la sinceridad de su corazón y en medio de su angustia clamó al Señor, pidiéndole misericordia, porque sabía que en Dios estaba la única solución a su necesidad.

El Señor desea que sus hijos le busquen en los momentos difíciles, con corazones sinceros, dice su palabra: Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2ª Crónicas 7: 14) y completamos este texto con estas palabras del salmista: Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy en angustia; se han consumido de tristeza mis ojos, mi alma también y mi cuerpo. Porque mi vida se va gastando de dolor, y mis años de suspirar; se agotan mis fuerzas a causa de mi iniquidad, y mis huesos se han consumido” (Salmos 31: 9-10). Al igual que el rey Ezequías, el rey David en su angustia, busco al Señor solicitándole su misericordia. También encontramos la Biblia lo siguiente Este pobre clamó, y le oyó Jehová, y lo libró de todas sus angustias. El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” (Salmos 34: 6-7).

Después que el rey Ezequías se humilló, oró, lloró amargamente, se angustió y clamó con todo su corazón; Dios no fue indiferente ante tal situación, Él no era capaz de darle la espalda al rey que lo buscaba, no le podía abandonar ahora que más lo necesitaba.

Continuará…

Dios los bendiga.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS