Estudios biblicos

 

 

PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA EDUCACIÓN CRISTIANA 10

2019-08-26 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) Karla Sánchez 36

"Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella".   (Hebreos 12: 11 NVI) 

La Niñez Avanzada (9-11 años)

Por supuesto este es un período muy significativo ya que ahora se considera al niño como un niño adulto. A esta edad el niño se encuentra en la cumbre de su desarrollo físico, mental y espiritual. A partir de esta edad el niño comienza a desarrollar lo que ha aprendido hasta este momento. Es la etapa de preparación para la adolescencia. 

La Instrucción Religiosa Básica

Como ya se sabe entre los 9 y  11 años, el niño está por entrar en un mundo especial que es la adolescencia; una etapa difícil, turbulenta, y desafiante; es en esta etapa que el niño necesita un ancla firme que lo sostenga le dé sentido a su vida. Esta es la mejor edad para convertirse y entregarse a Jesús. Cristo es la figura, el tema y la experiencia que debe privar entre los 9 y 11 años. 

Al niño lo vinculamos con Cristo al llevarlo a los cultos de la iglesia, al hacer diariamente el culto familiar y sobre todo cuando sus padres lleva una vida sencilla, pura y devota; y se vincula más con Cristo y s iglesia cuando en el hogar se respetan las ordenanzas de Dios incluyendo la adoración en el día de reposo. Grandes cristianos se convirtieron en los previos años a la adolescencia: Policarpo, mártir cristiano, se convirtió  a los 9 años, Mathew Henry, teólogo, escritor y exégeta bíblico, se convirtió a los 10 años, Isaac Watt, predicador y escritor, se convirtió a los 9 años, Jonathan Edwards, escritor y predicador, se convirtió a los 7 años y Elena White,  profetiza de la iglesia remanente, se convirtió a los 11 años de edad. Hay que recordar que por estadísticas las decisiones por Cristo durante la niñez son decisiones duraderas. 

Conclusión.

Los hijos constituyen la más valiosísima herencia de Jehová. Esa pequeña grey es lo mejor que Dios nos ha concedido en este mundo. Lo mejor que podemos hacer por ellos es concederles la mejor educación que se merecen, es decir, capacitarles mental, física y espiritualmente para que honren a Dios y beneficien a la humanidad. Es nuestro deber prepararlos para que en todo momento, en  todo lugar, y bajo cualquier circunstancia  reflejen el sagrado e inmaculado carácter de Jesús. 

A través de la simple instrucción no podemos ser aptos para la eternidad, pero conociendo a Cristo, la fuente inagotable de sabiduría, amándole y sirviéndole podemos ser útiles  en este mundo y en mundo venidero. 

DIEZ MANDAMIENTOS PARA LOS PADRES

 

I        En todo momento y bajo cualquier circunstancia darás un buen ejemplo. 

II       Te preocuparás más por las relaciones que por las normas. 

III      Impartirás fe. 

IV     Aprenderás a escuchar con atención. 

V      Pasarás más tiempo con tus hijos. 

VI     Reconocerás tus errores como padre/madre. 

VII    Cultivarás el sentido del humor. 

VIII   Tratarás a todos tus hijos con amor e igualdad. 

IX      Disciplinarás a tus hijos solo cuando sea necesario. 

X       Respetarás los derechos de tus hijos y toda la familia. 

Dios los bendiga 

Del folleto original “PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA EDUCACIÓN CRISTIANA”, Autores Pr. Efraín A. Sánchez y Karla Sánchez




Autor
Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015)

Más información del autor

Coautor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS