Estudios biblicos

 

 

PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA EDUCACIÓN CRISTIANA 5

2019-07-22 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) Karla Sánchez 24

"La vara y la corrección dan sabiduría; Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre" (Proverbios 29: 15)

 

Pulcritud y Buen Gusto

“Padres recordad que estáis trabajando por la salvación de vuestros hijos. Si vuestros hábitos son correctos si manifestáis pulcritud y orden, virtud y justicia, santificación del alma, el cuerpo y el espíritu, respondéis a estas palabras del redentor: "Vosotros sois la luz del mundo" (manuscrito 79, 1901). Enseñad hábitos de pulcritud. Se requiere que cada familia sea instruida en hábitos de pulcritud, la limpieza, y minuciosidad. Nosotros que profesamos creer la verdad, debemos manifestar ante el mundo que los principios de la verdad y la justicia no hacen que la gente sea rústica, áspera, sucia y desordenada…" [CN p. 102]

 

Laboriosidad

"Una de las salvaguardias más seguras de los jóvenes es la ocupación útil. Los niños que han sido enseñados en hábitos de la ociosidad, de manera que todas sus horas estén dedicadas a ocupaciones útiles y placenteras, no tienen inclinación a quejarse de su suerte, ni tienen tiempo para entregarse a sueños ociosos. Corren poco peligro de formar compañías o hábitos viciosos" [CN p. 112]

 

Prontitud

"Los niños han de aprender de la madre hábitos de aseo, esmero y prontitud. Dejar que un niño tome una o dos horas para hacer un trabajo que podría hacerse fácilmente en media hora, es permitirle formar hábitos dilatorios. Los hábitos de laboriosidad y de esmero serán una bendición indecible para los jóvenes en la escuela mayor de la vida, en la cual han de entrar cuando tengan más edad". [CN p. 119]

 

Agradecimiento

Enseñad a los niños a ser agradecidos. "Y te alegrarás en todo el bien que Jehová tu Dios te haya dado a ti y a tu casa…" (Deuteronomio 26: 11). Deberían manifestarse agradecimiento y alabanza a Dios por las bendiciones temporales y por todo el bienestar que derrama sobre nosotros. Dios quiere que cada familia que se está preparando para habitar en las mansiones eternas le tribute gloria por los ricos tesoros de su gracia. Si se educara a los niños, en la vida de hogar, para que sean agradecidos al Dador de todas las cosas buenas, veríamos manifestarse en nuestra familia un elemento de gracia celestial; se vería gozo en la vida doméstica, y los jóvenes que procedieran de esos hogares llevarían consigo un espíritu de respeto y reverencia a la escuela y a la iglesia. Habría concurrencia en el santuario donde Dios se reúne con su pueblo, reverencia y todas las ceremonias de su culto, y gozosa alabanza y agradecimiento por todos los dones de su providencia". [CN p.136-137]

 

Honradez e Integridad

"Es indispensable que se practique la honradez en todos los detalles de la vida de la madre, y en la educación de los hijos, es importante que se enseñe a las niñitas y a los niñitos, a no mentir o engañar en lo más mínimo… Un hombre honrado, según la medida de Cristo, es el que manifiesta integridad inquebrantable. Las pesas engañosas y las balanzas falsas con que muchos tratan de aumentar sus intereses en el mundo, son abominación a la vista de Dios… La firme integridad resplandece como el oro entre la escoria y la basura del mundo. Se pueden pasar por alto y ocultar a los ojos de los hombres el engaño, la mentira y la infidelidad, pero no a los ojos de Dios. Los Ángeles del Señor, que vigilan el desarrollo de nuestro carácter y pesan nuestro valor moral, registran en los libros del cielo estas transacciones menores que revelan el carácter". [CN p. 140-141]

 

Abnegación

"Cuando nos vemos tentados a gastar dinero en baratijas, debemos recordar la abnegación de Cristo y su sacrificio propio para salvar al hombre caído. Debemos enseñar a nuestros hijos a practicar la abnegación y el dominio propio, La razón por la cual tantos pastores se ven frente a momentos difíciles en asuntos financieros estriba en que no limitan sus gustos, apetitos e inclinaciones". [HAD p. 348]

 

Simpatía y Servicio por los Demás

"Por sus preceptos y su ejemplo, los padres han de enseñar a sus hijos a trabajar por los inconversos. Los niños deben ser educados de tal manera que simpaticen con los ancianos y afligidos y procuren aliviar los padecimientos de los pobres y angustiados. Se les debe enseñar a ser diligentes en la obra misionera; y desde los primeros años debe inculcárseles que, a fin de colaborar con Dios, han de ser abnegados y hacer sacrificios para beneficiar a los demás y hacer progresar la causa de Cristo. Enseñen los padres a sus pequeñuelos la verdad tal cual es en Jesús. En su sencillez, los niños repetirán a sus compañeros lo que han aprendido". [HAD p.443]

 

Continuará…

 

Dios los bendiga

 

Del folleto original “PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA EDUCACIÓN CRISTIANA”, Autores Pr. Efraín A. Sánchez y Karla Sánchez




Autor
Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015)

Más información del autor

Coautor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS