Estudios biblicos

 

 

¿SÁBADO O DOMINGO? 1

2018-11-05 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 28

“Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejercito de ellos. Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó  de toda obra que había hecho en la creación”    (Génesis 2: 1-3)

Por muchos años ha existido en este mundo una seria confrontación donde se trata de definir, cual es el verdadero día de adoración al Dios único y verdadero que creó, y aun sostiene todas las cosas. Se habla del día sábado y del día domingo; una forma correcta de encontrar la verdad, es consultando con La Biblia y los hechos históricos.

Lo que muchas personas ignoran, es que el sábado ya existía como día de adoración a Dios, muchísimo tiempo antes que apareciera el domingo. El descanso y la adoración sabática comenzaron en la misma semana de la creación de este mundo. El sábado como día sagrado de descanso y adoración fue escogido por el mismo Dios;  el decidió en que día quería que le adoraran.

El sábado ya existía antes que existieran los judíos o cualquier otra nacionalidad o religión que hoy  observa el sábado. Está más claro que el sábado, ya era reverenciado por el pueblo de Dios, mucho antes de que fuera promulgado como el cuarto mandamiento de la santa ley de Dios.

Para tener una idea más clara y solida en cuanto el carácter santo del día sábado, en contraste con el domingo, tomen nota de los siguientes puntos:

1.      En la misma creación de este mundo, Dios estableció el carácter sagrado del sábado: Dios lo bendijo, lo santifico, y nos dio un ejemplo de cómo reposar en él.

“Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejercito de ellos. Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santifico, porque en él reposó  de toda obra que había hecho en la creación” (Génesis 2: 1-3)

2.      Lo que Dios bendijo y santificó, lo es para siempre.

“He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres” (Eclesiastés 3: 14)

3.      Guardar el sábado no es una opción, no es una sugerencia, es una orden divina, es la ordenanza del cuarto mandamiento de la eterna y perfecta ley de Dios.

“Acuérdate del sábado, para consagrarlo. Trabaja seis días, y haz en ellos todo lo que tengas que hacer, pero el día séptimo será un día de  reposo para honrar al Señor tu Dios. No hagas en ese día ningún trabajo, ni tampoco tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tus animales, ni tampoco los extranjeros que vivan en tus ciudades. Acuérdate de que en seis días hizo el Señor los cielos y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y que descansó el séptimo día. Por eso el Señor bendijo y consagró el día de reposo” (Éxodo 20: 8-11 NVI)

4.      Los patriarcas y los hebreos guardaron el sábado mucho antes de que fuera promulgado como mandamiento en el monte Sinaí.

“Porque Abraham me obedeció y cumplió mis preceptos y mis mandamientos,…y mis enseñanza” (Génesis 26: 5 NVI)

Continuará…

Del folleto original “¿Sábado o Domingo”, Autor Pr. Efraín A. Sánchez




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS