Estudios biblicos

 

 

CONOZCAMOS AL VERDADERO JESÚS 5/6

2018-05-28 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 23

COMO ENSEÑO JESÚS EL CAMINO DE LA SALVACIÓN

 

 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”.  (Juan 14: 6)

Jesús vino a este mundo para darnos salvación, vino a enseñarnos qué hacer para ser salvos y obtener la vida eterna a pesar de la muerte y el pecado.

¿Cómo enseñó Jesús el camino de la salvación?

Jesús enseñó cuales son los pasos que hay que dar para llegar a las puertas del cielo y ser salvo:

 

1. Creer en Jesús: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”. (Juan 3: 16) “…Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa”. (Hechos 16: 31)

2. Comprometerse con Jesús en obedecer y cumplir sus mandamientos: “Si me amáis, guardad mis mandamientos”. (Juan 14: 15) “Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él”. (Juan 14: 23)

3. Reconocer que sólo a través de Jesús podemos ir al Padre Celestial: “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”. (Juan 14: 6)

4. Es necesario arrepentirse y reconocer el pecado en que se vive: “Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente”.  (Lucas 13: 3)

5. Es necesario amar y perdonar a los que nos han ofendido y no procurar venganza bajo ninguna circunstancia: “Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos”. (Mateo 5: 43-45)

LA OBRA MAESTRA DE JESÚS

Es necesario entender que lo más grande que hizo Jesús en esta tierra no fue resucitar a muertos, ni sanar enfermos, no dominar al diablo y sus demonios; lo más grande que Jesús hizo fue: morir por nosotros en la cruz del calvario a fin de logar nuestro perdón y nuestra justificación ante la justicia celestial.

Al morir en la cruz ocupó el lugar que nosotros deberíamos ocupar y gracias a su muerte ahora podemos vivir eternamente: “Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,  aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y así mismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;”. (Efesios 2: 4-8)

Gracias a la muerte de Jesús se logró justificar al hombre ante la justicia divina en el universo; el hombre que era culpable por sus pecados ahora es justificado y declarado inocente. Jesús pagó con su sangre la gran deuda que tenía la humanidad.

Continuará…

Del folleto: "CONOZCAMOS AL VERDADERO JESÚS" del Pastor Efraín Sánchez




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS