Estudios biblicos

 

 

EL PUEBLO DE DIOS 7 (2ª Parte)

2018-04-16 Por: Pr. Juan Estrada 22

Cómo prevenir la disidencia en la iglesia

La semana pasada, hablamos de la importancia de tener un corazón puro y tener a Dios como nuestro más precioso tesoro, y vimos el primer punto de lo que nos aconseja la Biblia y las escrituras, hoy continuaremos esta sección.

2.  Los líderes de la iglesia deben de mantener un ministerio de enseñanza a los miembros sobre temas no comprendidos. Dios le dijo a su pueblo que debían enseñarles a sus hijos las cosas que Él había hecho por su pueblo. “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3: 16-17). “Una gran ola de excitación causa daño a la obra. Conservad vuestros pies en las huellas de Cristo […] Nos toca ahora la obra de iluminar las mentes acerca de las verdades de las Escrituras […] Debe enseñarse a la gente a escudriñar la Palabra de Dios por sí misma. Pastores y maestros deben señalarle la poderosa fortaleza” (White. Obreros Evangélicos 232).

3.  Que los principios bíblicos sean libres de toda mala intención humana, que afecte a las verdades bíblicas y a los miembros de la iglesia. “Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición” (2 Pedro 3:15-16). “Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno” (Colosenses 4:6). “Nadie debe tergiversar la verdad interpretando la Palabra en forma forzada y mística. Al seguir este procedimiento, algunos corren el peligro de convertir la verdad de Dios en una mentira” (White. Evangelismo, p. 159).

4.  Los que tengan una responsabilidad en la iglesia deben tener las ideas claras y un equilibrio en su forma de pensar. “Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar” (1 Timoteo 3.2); “para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos” (1 Tesalonicenses 3:13). “Dios no vindicará ningún artificio mediante el cual el hombre gobierne u oprima en el más leve grado a sus semejantes […] Se necesita el equilibrio de mentes diferentes […] Han de reconocer que todas las facultades de su mente y de su cuerpo son dones de Dios y que deben conservarlas en la mejor condición posible para servirle” (White. Mente carácter y personalidad, p. 54,55).

5. Ser cuidadosos al tomar un curso de acción, ya que un descuido puede provocar diferencias o causar división. “y yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar” (Éxodo 4:12). “No deberíamos innecesariamente tomar un camino que produzca diferencias o cause disensión. No deberíamos dar la impresión de que si no se siguen nuestras ideas particulares es porque a los ministros les falta comprensión” (Ibid. 44).

6.  La oración, es la clave de una fe genuina. “…constantes en la oración” (Romanos 12: 12); “sed, pues, sobrios, y velad en oración” (1 Pedro 4:7); “Orad sin cesar” (1 Tesalonicenses 5:17). “Muchas cosas aparentemente buenas tendrán que ser cuidadosamente consideradas con mucha oración” (Ibid. 43).

La próxima semana concluiremos este tema.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS