Estudios biblicos

 

 

LOS PELIGROS DEL ESPIRITISMO: CUIDE A SU FAMILIA 1

2017-06-05 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 22

"Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido. También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace bajo del sol".  (Eclesiastés 9: 5-6)

 

A media que nos acercamos al fin de la historia del mundo, la obra maligna del diablo se hará cada vez más abarcante y destructiva. Las incuestionables y precisas profecías bíblicas, nos advierten que el espiritismo como la obra maestra de Satanás cada vez se hará más atractiva, más inocente y con un sentido de gran necesidad espiritual. Satanás, que es el padre de la mentira utilizará todo medio espiritista para engañar, seducir, esclavizar y llevar a los seres humanos a la perdición eterna.

 

La única manera de detectar el error y vivir libre de las asechanzas del enemigo de las almas, es conociendo la verdad en toda su plenitud; pero ¿Qué es la verdad?: Cristo es la verdad, la Biblia, la palabra de Dios es la verdad; la santa ley de Dios con sus diez mandamientos es la verdad; esta es la luz verdadera que alumbra y disipa las tinieblas que hoy envuelven al mundo; Jesús dijo: "conoceréis la verdad y la verdad os hará libre".

 

¿Qué es el Espiritismo?

 

Es la forma directa de entrar en contacto con el mundo satánico. Para este fin, el espiritismo cuenta con una doctrina, una filosofía, un conjunto de dogmas, procedimientos y recursos variables y complejos.

 

Autor del Espiritismo

 

Satanás es el arquitecto, diseñador y sustentador del espiritismo. Satanás es un ser que fue creado por Dios con un propósito santo. Su origen fue puro, acabado en hermosura y perfección, vivió en el cielo en compañía de seres puros, nobles y leales al gobierno de Dios; por su rebelión fue expulsado del cielo junto a sus millones de seguidores que hoy forman, el peligroso e infernal mundo de los demonios. Satanás aun vive y es el responsable del mal.

 

Comunicación con los Muertos

 

La forma más antigua y popular del espiritismo es la comunicación con los muertos. Intentar comunicarse con los muertos es caer directamente en los engaños del maligno.  La comunicación con los muertos es un engaño espiritista por las siguientes razones:

 

1     La muerte es un cese total de las actividades del ser. Con la muerte concluyen las funciones psíquicas, cognoscitivas y físicas; por lo tanto, los que mueren no vuelven a tener ninguna participación en las cosas de este mundo; esto es lo que reiteradamente confirma la Biblia.

 

"Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvida. También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace bajo del sol".  (Eclesiastés 9: 5-6)

 

2     La Biblia también enseña que el espíritu no es un ser inmaterial que vive dentro del cuerpo y se separa en el momento de la muerte para existir separado de él. El espíritu es la traducción del término hebreo ruaj; que significa aliento o respiración; de esta forma fue creado el hombre. Fue el aliento o la capacidad de respirar lo que inició el proceso de la vida. El hombre de barro que Dios creó con sus manos, no tuvo vida sino cuando recibió el aire para respirar. El aire (ruaj) es el espíritu que sostiene la vida.

 

"Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente". (Génesis 2: 7)

 

"Porque todo hombre tiene que morir. Su aliento se detiene, la vida termina, y en un instante todo cuanto planea para sí, se acaba". (Salmo 146: 4BD)

 

3     Se ha enseñado también que, el alma es un ser inmortal e incorpóreo que viven unido al cuerpo, separándose de éste en el momento de ocurrir la muerte. Por supuesto que la Biblia no enseña esto; lo que si enseña la Biblia es que, cuando Dios creó al hombre lo hizo de barro, y para que esa figura humana tuviera vida le puso aliento de vida, como resultado, el hombre llegó a ser un alma viviente. Para que el primer hombre viviera no es que recibió un alma sino llegó a ser un alma. Toda persona viva es un alma; todo bebé que nace es una nueva alma que viene a este mundo; toda persona que muere es un alma que muere, y por estar muerta esa alma no existe ninguna parte; así que el alma y el ser es la misma entidad.

 

"Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida;  y fue el hombre un ser viviente". (Génesis 2: 7 RV1960)

 

Continuará… 

Del Folleto Los Peligros del Espiritismo Cuide a su Familia.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS