Devocionales

 

 

VIDA ABUNDANTE EN DIOS

2016-02-05 Por: Martha García

“Y creo Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en toda las bestias que se mueven sobre la tierra” (Génesis 1: 27-28)

El deseo de Dios desde la creación del mundo y del ser humano, siempre ha sido, una vida de abundancia en todos los sentidos. En Génesis 29-31 Dios dice que le dio al hombre las plantas que daban semillas, que estaban sobre toda la tierra, y todo árbol en que había fruto y que tenia semilla, seria para comer,  y vio Dios todo lo que había hecho, era bueno en gran manera.

Dios  siempre ha estado preocupado de darte lo que es bueno,  pero en algún momento de tu  crecimiento  perdiste  esa relación con tu  Padre Celestial, o quizás nunca le  conociste.  Quizá tu padre biológico te abandonó,  y con eso perdiste tu identidad como hijo de tu padre terrenal y como hijo de Dios.  Por lo que desde una edad muy corta te tocó enfrentar la vida  con tus propias fuerzas,  te tocó vivir una vida llena de sufrimiento por no tener la presencia de un padre que te amara. Pero la buena noticia es que  cuando tu aprendes a conocer y a experimentar el amor de  Dios, sabes que tu Creador  es tu Padre Celestial, su palabra te dice: “Aunque tu padre y tu madre te dejaran, con todo, Jehová te recogerá” (Salmo 27:10).  Así que ahora sabes que no estás solo,  que tu padre Celestial está contigo, que él  te ama y que está preocupado  por ti, solo tienes que venir a él,  y tener una relación diaria con él, estudiar su Palabra, para que conozcas todo lo que él tiene para ti, y lo pongas en práctica, que aprendas que cuando Dios te da una promesa, cumple lo que él promete. ¿Estás pasando por algún problemas?, ven a los pies de Jesús, ora a él, y pídele que te guie en todo aquello que estas enfrentando.  Pon todo en sus manos y confía en él con la certeza de que el te escuchará. Mira lo que te dice su palabra: “Mirad cual amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios, por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él” (1ª de Juan 3:1)

Que el día de hoy tu oración sea: Querido Padre Celestial, gracias porque a pesar de todas las circunstancias he comprendido que tu eres mi Padre,  y que estás conmigo todos los días de mi vida, gracias por escucharme y por tomarme en tus manos, gracias por el gran amor que tienes para conmigo, y por todos aquellos que te necesitan, sana mis heridas, y ayúdame a curar este corazón,  en el nombre de Jesús, Amén.

Que Dios te bendiga.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS