Devocionales

 

 

EL TIMBRE ESTÁ SONANDO

2016-02-11 Por: Pr. Allan Machado

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entrare a él, y cenaré con él, y él conmigo   (Apocalipsis. 3:20)

Cuándo el timbre de casa suena y nos acercamos sigilosamente a la puerta y miramos por la mirilla, observamos a la persona que está al otro lado de la puerta, si la persona es conocida abriremos la puerta confiadamente, saludaremos y quizá hasta le demos un abrazo; pero si la persona que está al otro lado de la puerta es un desconocido o un vendedor, nos podemos negar a abrir la puerta y no pasa nada.

Hoy Jesús se ha detenido frente a tu puerta,  llama y en tus manos está la decisión de abrir y dejarlo pasar.  Él quiere disfrutar un momento especial contigo, Él quiere regalarte su compañerismo y su amistad. Cuando Jesús llama a tu puerta es porque quiere entrar en tu vida y quiere trasformar tu corazón.

Él te llama cada día y quiere entrar en tu vida ¿Estás dispuesto a abrir la puerta de tu corazón para que Jesús entre?

Que el día de hoy tu oración sea: Gracias oh Señor por llamar a mi puerta, por ofrecerme tu amistad cada día; hoy quiero que entres en mi vida, que trasformes mi corazón y que hagas de mí una nueva criatura. Por Jesús, Amen.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS