Devocionales

 

 

ABRIENDO AGUAS

2016-07-04 Por: Pr. Juan Estrada 9

“Entonces Elías tomo su capa, la enrollo y golpeó el agua, y el agua se separó en dos, dejando en medio un camino. Los dos cruzaron por tierra seca.” (2ª Reyes 2:8 TLA.)

Elías fue un profeta que había desafiado todas las leyes del reino, más aún, había predicho una gran sequía que afectaría en gran manera al pueblo; había proclamado que Dios era el único Dios de su pueblo, pero su ministerio había llegado a su fin; Dios le había pedido que fuera al río Jordán.

En su camino al río, Eliseo quien era el aprendiz del profeta, iba con él y no le quiso dejar solo en su último viaje, estuvo con su maestro hasta el último momento. Al llegar al Jordán el versículo dice que golpeó las aguas y estas se abrieron, para que ellos pudieran pasar en seco.

Las aguas se abrieron tres veces, la primera vez sucedió con Moisés frente al mar rojo (Éxodo 14), para que los israelitas pudiesen escapar de Faraón, la segunda vez fue con Josué (Josué 3,4), para que el pueblo pudiese llegar a la tierra prometida, y la tercera vez (2ª Reyes 2: 8), para que Elías y Eliseo pasaran al otro lado del rio y el profeta fuese llevado al cielo, a la vista de los hijos del profeta. Si es necesario, Dios abre el mar para que escapes de tu vida pasada, abre ríos para que sus promesas sean tuyas y para que seas salvo. Dios es capaz de hacer milagros para volver a estar contigo.

Que tu oración este día sea: Querido Señor, gracias porque siempre peleas mis batallas, porque siempre estás dispuesto a darme la esperanza en mi corazón, ayúdame a cruzar para llegar a la Canaán celestial, en el nombre de Jesús, Amen.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS