Devocionales

 

 

SU GRAN RESURRECCIÓN

2020-12-12 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 29

“Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Filipenses 2: 10-11).

Jesús es un personaje incomparable porque hizo algo que ningún ser humano ha logrado hacer hasta el día de hoy; Jesús estando muerto resucitó y salió triunfante del sepulcro. Era imposible que un sepulcro de piedra retuviera al dador de la vida.

Después de la resurrección Jesús estuvo unos días con sus apóstoles dándoles más información acerca del reino eterno, y luego ascendió al cielo ante una multitud que testificó el inolvidable evento. Hay registros bíblicos e históricos que demuestran que después de la resurrección de Jesús centenares de personas lo pudieron ver y dicen: “Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen” (1 Corintios 15: 6). Jesús es un Salvador vivo; hoy Jesús vive y reina para interceder por todo pecador que solicita su ayuda y su amparo.

En el Nuevo Testamento vemos que sus discípulos entendieron su naturaleza divina y su igualdad con el Padre Celestial; por esta razón lo llamaban “El Señor” nombre que era reservado solamente para Dios.

la Biblia nos dice en Juan 20: 28   Tomás personalmente llamó a Jesús: “Señor mío” y “Dios mío”, y Jesús aceptó estos títulos sagrados porque Él es Dios.

El mismo apóstol  Pablo ordenó adorar a Jesús como se adora a Dios Padre . “Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Filipenses 2: 10-11).

Que tu oración sea: Gracias Jesús por ser mi Dios y mi Salvador, Amén.

Extraído del folleto: “Conozcamos al verdadero Jesús” Autor:  Pr. Efraín A. Sánchez.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS