Devocionales

 

 

PODER DIVINO

2020-10-26 Por: Martha García 33

“Hizo además Jesús, muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús, es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre” (Juan 20: 30-31)

A través de la Palabra de Dios conocemos muchas historias de lo que Jesús hizo cuando estuvo aquí en esta tierra, y estas historias fueron escritas para nuestro conocimiento sobre quien es Jesús. El mismo Jesús de ayer, es el mismo de hoy, y de mañana. Su Palabra nos dice: “después de esto, Jesús se manifestó otra vez a sus discípulos junto al mar de Tiberinas; y se manifestó de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomas llamado el Dídimo, Natanael el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo y otros dos de sus discípulos. Simón Pedro les dijo: voy a pescar. Ellos le dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y entraron en la barca; y aquella noche no pescaron nada. Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa; mas los discípulos no sabían que era Jesús. Y les dijo: <> Le dijeron: No. Él les dijo: <> Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces. (Juan 21: 1-6)

Querido amigo, cuantas veces en la vida sucede así con nosotros. Ellos eran buenos pescadores, y no pescaron nada, pero cuando obedecieron la indicación de echar su red a la derecha, como el Señor se los dijo, sucedió el milagro y reconocieron que era su Maestro.

Así mismo pasa con nosotros, podemos estar trabajando constantemente, muy duro en algo que nos interesa, pero, como ellos una y otra vez fallamos, no pescamos nada, y nos sentimos frustrados. Cuando conocemos a Jesús y le hemos aceptado como nuestro Señor y Salvador, aprendemos a confiar en Él, entonces pondremos todas nuestras cosas en sus manos confiando en que él hará lo mejor para nosotros, ya que  conoce nuestro futuro, y tiene un plan para cada uno de nosotros.

Vengamos a Jesús todos los días en oración, contémosle todo aquello que nos pasa, estudiemos su Palabra porque en ella encontraremos las respuestas a nuestras preguntas, y aprendamos a escuchar su voz y a obedecer sus mandatos.

Que este día tu oración sea: Amado Señor Jesús, gracias por tu gran amor, gracias porque sé que estas en control de mi vida, ayúdame a aprender a escucharte, a obedecerte y a confiar plenamente en ti, te lo ruego, en tu precioso nombre, Amén.

Que Dios los bendiga




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS